Martes 1.12.2020 - 21:44

Al final a Batres, le tocó acatar

Arrancan medidas en Edomex
Por:

Con Martí Batres todo pasó: hizo su berrinche, impugnó la votación interna de Morena para el relevo de la Mesa Directiva del Senado, pidió la cabeza de su colega Ricardo Monreal como coordinador de la bancada guinda en la Cámara alta y todo para que al final acatara una petición del mismo Monreal quien, en su calidad de dirigente de la Jucopo, ordenó convocar a sesión el sábado para elegir al próximo presidente del Senado. Dicen que Batres le bajó de crema a sus tacos, luego de que Monreal tuviera el respaldo de la oposición para empujar la candidatura de Mónica Fernández. Y de nada le sirvió a Batres el apoyo tardío que le dio Paco Ignacio Taibo II. Ahora sí que ése fue un apoyo doblado.

• La aplanadora de Morena, el as de Muñoz Ledo

Que Porfirio Muñoz Ledo se siente muy confiado porque apuesta a la mayoría de Morena para no dejar la presidencia de la Mesa Directiva en San Lázaro, pues asegura que la representación que tienen los panistas, quienes han reclamado su derecho a presidir la Cámara de Diputados, no les va a alcanzar, por lo que dice, será la Asamblea la que decida si lo designa de nuevo o no. Fiel a su estilo crítico que ha mantenido incluso con la 4T, Muñoz Ledo de plano se la cantó a los albiazules: “somos la mayoría con el 66 por ciento de la Cámara y el PAN sólo tiene el 15.4, son la clara minoría”. Ah, qué don Porfirio.

• PT deja solo a González Yáñez

Al diputado petista Óscar González Yáñez no le sirvió que fuera allegado al dirigente nacional de su partido, Alberto Anaya, para librarla respecto a lo que dijo el martes sobre su intención para impulsar en el próximo periodo ordinario de sesiones que se regule a los medios de comunicación. Y es que Anaya ni tardo ni perezoso salió a deslindarse de González Yáñez y afirmó que el PT “no impulsará, ni ahora ni en un futuro, ninguna iniciativa o reforma de ley que pretenda regular o limitar la libertad de expresión que se ejerce en los medios de comunicación”. Y no es todo, el PT dejó en claro que impulsarán acciones para que periodistas puedan ejercer su labor con libertad. Pues dejaron solo al diputado González Yáñez.

• El otro incendio en San Lázaro

Muy confiados se veían el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, y el diputado del Partido del Trabajo Gerardo Fernández Noroña cuando se les preguntó el martes pasado sobre la posibilidad de que los legisladores de Acción Nacional tomen la tribuna para impedir su reelección en dicho cargo; “ni modo que nos espanten con lo que nosotros hacíamos”, dijo Fernández Noroña a Muñoz Ledo, quien recordó que en la última crisis que se vivió en el recinto de San Lázaro ya se tenía listo el Centro Banamex, e incluso, hace 30 años, cuando se incendió San Lázaro, legislaron en el Centro Médico, ahora, sobran sedes alternas por si el sábado hay fuego en la Cámara de Diputados.

• Falta sensibilidad al secretario Alcocer

Donde parece ser que el ego puede más que la urgencia es en la Secretaría de Salud. Y es que sus escandalosas afirmaciones respecto a que “no hay ninguna urgencia médicamente” por la falta del metotrexato, un fármaco usado en el tratamiento de niños con cáncer, siguió retumbando e indignando en varios sectores. En redes Alcocer fue duramente criticado por sobrevivientes de cáncer y le indicaron que el medicamento debe administrarse con puntualidad para tener mayor efectividad. Y todavía se dio el lujo de rechazar la ayuda que le ofreció el IMSS para los institutos. Eso es tener… el ego muy inflado o de plano sentirse Superman que puede con las emergencias solo, pero a costa de la salud de los demás.

• Quitar delegaciones del IMSS, arriesgado

Riesgosa apuesta la del titular del IMSS, Zoé Robledo, de desaparecer delegaciones en los estados de la república para poner en su lugar Oficinas de Representación. Se sabe que el objetivo es para, dice el Gobierno federal, “evitar dedazos” y mejorar el servicio a derechohabientes con atención de manera más directa a través de ajustar salarios y reducir plazas de mando. Está bien eso de quitar a gente que cobra sin hacer mucho, pero quedarse con personal limitado podría pegar en la atención a los derechohabientes. Ya se verá.