Más allá del PIB, en bienestar y desarrollo, reprobados

Más deuda pública otro síntoma del Covid-19
Por:
  • angelica-aguilar

Por donde se vea… El rápido deterioro de la economía de cara a la pandemia del Covid-19 puso en evidencia el menoscabo estructural que ya existía en el país.

Desde el año pasado el PIB de México sufrió un retroceso del 0.1%, dada la enorme incertidumbre en torno al comercio internacional y la aplicación de medidas gubernamentales poco ortodoxas que acotaron las inversiones.

De igual forma en los primeros tres meses de este surrealista 2020, se confirmó un desplome del 2.4%.

Ante el desolador panorama, el Presidente Andrés Manuel López Obrador hizo un llamado a hablar sobre el desarrollo y bienestar y dejar de lado las mediciones del PIB, al considerarlas una herramienta obsoleta.

Sin embargo en ese rubro, el cuadro tampoco es el más halagüeño. De acuerdo con datos del Índice de Progreso Social desarrollado por el observatorio de política económica México ¿Cómo vamos?, a cargo de Valeria Moy, y el Social Progress Imperative en ese renglón apenas alcanzamos un puntaje de 67.6 de 100, es decir, de panzazo…

Reprobados… Para la creación de dicho indicador se evaluaron 58 aspectos relevantes como cobertura educativa, vivienda, infraestructura de servicios, cuidados médicos básicos y derechos de la población. En general el país ocupa la posición número 55 de 149 naciones, por debajo incluso de países con un menor poder económico como Jamaica, Ecuador o Túnez.

Además en rubros como vivienda, salud y bienestar el país se ubica en el puesto 69, en acceso a conocimientos básicos el 81, en libertad en el 86 y en seguridad personal se desploma al peldaño 122.

Lo anterior resulta lógico si consideramos que en ámbitos como acceso a educación superior estamos reprobados con un puntaje de 43 y en inclusión sacamos un vergonzoso 48.

A su vez en seguridad e impartición de justicia la calificación es de 53, con una tasa de homicidios que nos ubican en el lugar 137 del ranking, por debajo incluso de Afganistán, Congo, Chad e Irán…

Dime de qué presumes… Por si fuera poco impera una enorme disparidad. Mientras que entidades como Nuevo León, Querétaro y Aguascalientes tienen calificaciones superiores a la media nacional otros como Veracruz, Chiapas, Oaxaca y Guerrero se ubican al fondo de la tabla con un nivel de desarrollo similar al de Filipinas.

Sólo en Veracruz la falta de servicios médicos implica que las enfermedades infecciosas representan 33.8 de cada 100 mil muertes.

A su vez en Chiapas, 20% de la población vive en condiciones de hacinamiento y 13.9% no saben leer o escribir.

Por su parte en Oaxaca, 31.4% de los hogares no tiene acceso a una sana alimentación, mientras que en Guerrero apenas 0.38% de las viviendas tiene disponibilidad de agua dentro de sus inmuebles y 41% de las familias aún cocina con leña.

Así que en desarrollo y bienestar nada que presumir…

Transporte pesado de reversa

Pesos pesados… Otro rubro que no sale del bache es el del transporte pesado que se agrupa en la ANPACT, al mando de Miguel Elizalde. En abril dicho sector terminó con una caída en sus ventas del 76.9%, un golpe que se suma al -46.8% con el que cerró el mes de marzo.

En total en lo que va del año ya suma un retroceso superior al 45%. De reversa…