Retoma deuda senda ascendente y nota crediticia en juego

PUNTO Y APARTE

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

El manotazo… Desde el año pasado algunas calificadoras encendieron las alarmas al poner en perspectiva negativa la nota crediticia del país.

A lo largo de este infausto 2019 las firmas internacionales S&P, al mando de María Consuelo Pérez Cavallazzi, y Moody’s, de Alberto Jones Tamayo, también colocaron en revisión la calificación.

Asimismo, HR Ratings, de Fernando Montes de Oca, la mantuvo en observación negativa, mientras que Fitch, de Carlos Fiorillo, fue la primera en reducir de tajo un peldaño la calidad crediticia del país.

La realidad es que además del deterioro económico hay otros varios factores que han puesto en tela de juicio la capacidad del país para pagar sus adeudos.

Por ejemplo, la implementación de políticas poco predecibles, como la cancelación de programas presupuestales enfocados al desarrollo o la eliminación repentina de proyectos, como el NAIM, así como la enorme deuda de Pemex…

Salvavidas ponchado… En ese contexto, hoy más que nunca cobra enorme relevancia la prudencia fiscal en las discusiones que se llevan a cabo en San Lázaro para la aprobación del Presupuesto 2020, el cual deberá quedar listo a más tardar este viernes.

Desafortunadamente, el acotado crecimiento de este año podría afectar los ingresos disponibles para la política pública, máxime que un avance del 1.6% del PIB en este año se antoja imposible. Se estima que por cada décima menos, dejan de ingresar a las arcas públicas unos 120 mil millones de pesos.

En vista de las vacas flacas, existe en el Congreso una propuesta para relajar la meta de superávit primario del 1% al 0.5% del PIB. No obstante, una disminución del balance primario representaría un incremento en la misma proporción de la temida deuda pública, lo que podría de una vez por todas reventar el salvavidas que persiste para la calificación crediticia…

Ruleta rusa… En lo que va del año las presiones fiscales modificaron la tendencia a la baja que llevaba la deuda.

Al tercer trimestre el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público se ubicó en 10 billones 692 mil millones de pesos, esto es 140 mil millones de pesos más que el año pasado.

De acuerdo con estimaciones del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), al mando de Héctor Villarreal, de mantenerse dicha tendencia al cierre de este sombrío año, la misma podría alcanzar el 45.9% del PIB por arriba del 45% del PIB del 2018.

En tanto para 2020, superaría el 46.3% con lo que se retomaría la senda ascendente de la deuda. Un riesgo inminente para la calificación crediticia. Como ve mucho en juego…

Se ahonda debilidad hacia 2020: Monex

De mal en peor… Para este año las previsiones de crecimiento del PIB se acercan peligrosamente a niveles negativos.

Ayer, Carlos González Tavares, economista en jefe del Grupo Financiero Monex, expuso que para este año las estimaciones para el PIB se recortaron nuevamente desde el 0.5% al 0.1%, básicamente como resultado de la caída de la inversión y una evidente contracción en el consumo.

A su vez para 2020, las proyecciones también van en declive. Se estima que en ese año el producto sólo avanzará 0.8%. Así que prepárese, pues se ahonda la debilidad y va pa’ largo…

Ángeles Aguilar

Ángeles Aguilar

Nació en la Ciudad de México. Es Maestra en Economía por Oxford Brookes University, Inglaterra, y ha sido periodista por más de 10 años. Comprometida con el aprendizaje continuo ha tomado innumerables cursos de especialización. Su curiosidad y pasión por los temas económicos y de negocios la han llevado a trabajar en medios impresos, televisión, radio y web. Incursionó en el mundo de la radio en el programa Don Dinero. Actualmente forma parte de agrupaciones influyentes como Jóvenes Líderes de México.
Recientemente publicó el libro best seller de Amazon: Passionistas: Tips, Tales and Tweetables From Women Pursuing Their Dreams.
Hoy puede encontrarla todas las mañanas con su columna en el periódico La Razón. Además es comentarista en Azteca 13 y ADN 40.
Ángeles Aguilar

Compartir