La utilidad de las marchas

El problema jurídico-laboral por el Covid-19
Por:

“No somos antisistema, el sistema es antinosotros”

Manifestantes en Valencia, España

La historia bien puede dividirse por sus marchas, muchas de ellas han propiciado el cambio del curso de la historia. Hay marchas de todo tipo, desde las pacifistas hasta las violentas, casi siempre manifestando un descontento social, ya sea de un grupo vulnerable en particular o en representación de toda la humanidad.

La marcha o manifestación es la exhibición pública de la opinión de un grupo social, mediante la congregación de personas en las calles. A nivel internacional tenemos manifestaciones emblemáticas, desde la que dio inicio a la Revolución Francesa en 1789, hasta las manifestaciones de la Primavera Árabe de 2010, pasando por la Marcha de la Sal de 1930, encabezada por Gandhi; la de Washington de 1963 en favor de los Derechos Civiles, encabezada por Martin Luther King; las manifestaciones de 1968 en Francia, México y otros países. Todas ellas ayudaron a construir un mundo mejor.

En México han existido cantidad de marchas, como la de 1913, realizada principalmente por obreros, que pedían jornada de ocho horas y el día domingo de descanso; la Marcha del Silencio en 1968, en protesta por el desalojo violento de la Plaza del Zócalo de la Ciudad de México.

En 1991 se realizó una de las marchas más importantes, convocada por Salvador Nava Martínez, en contra de la imposición de Fausto Zapata como gobernador de San Luis Potosí. La manifestación pretendía llegar el primero de noviembre de 1991 al informe del entonces presidente Carlos Salinas, partiendo el 28 de septiembre de la Plaza de Armas de la ciudad de San Luis Potosí, a la cual se unieron Luis H. Álvarez, Bernardo Bátiz, Vicente Fox y Cuauhtémoc Cárdenas, pero unos kilómetros antes de llegar a la ciudad de Querétaro, llegó la noticia de la renuncia de Fausto Zapata, cumpliendo lo solicitado por Salvador Nava, y evitando que llegará a la Ciudad de México.

En los últimos años se han realizado cantidad de marchas, siendo una de las más importantes la realizada por Andrés Manuel López Obrador, en julio de 2006, en contra del supuesto fraude electoral que llevó a Felipe Calderón a la Presidencia, reuniendo a más de un millón de personas en la Plaza del Zócalo.

Las marchas más recientes han sido en contra de la inseguridad que ha imperado en el país; ninguna ha logrado un cambio en la política de seguridad, sin embargo, al seguir fracasando los programas contra la inseguridad, las marchas seguirán realizándose y cada vez pueden tener una mayor representación social.

El próximo 26 de enero llegará la marcha por la Paz al Zócalo de la Ciudad de México, encabezada por Javier Sicilia y miembros de la familia LeBarón, causando expectativas, sin saber las consecuencias que traiga para el Gobierno; puede ser el inicio de algo más grande, en estos casos nunca se sabe.