Domingo 29.11.2020 - 17:15

Argentina: ¿qué izquierda regresa?

Ecuador: el Estado en jaque
Por:

La aplastante victoria de Alberto Fernández en las primarias argentinas es un evento fundamental de la política latinoamericana contemporánea. Merece ser analizado con precisión y no desde el desborde de expectativas que se plasma en tantos comentarios que anuncian una vuelta del kirchnerismo, cuando no la revancha del bolivarianismo no sólo en Argentina sino en toda la región.

Esa visión pendular de la política latinoamericana muestra sus límites desde que imagina una izquierda y una derecha siempre iguales a sí mismas, que se enfrentan perpetuamente como las fuerzas del bien y del mal. En esa historieta ideológica, los Kirchner son máscaras de Chávez, así como Chávez era una máscara de los Castro. Ahora Fernández, un abogado que durante diez años, entre 2008 y 2018, tomó distancia explícita del kirchnerismo, se quiere ver como el nuevo superhéroe de aquella izquierda.

Fernández, ex jefe de gabinete de Néstor Kirchner y de la primera presidencia de Cristina, se opuso a ésta justo a partir del momento de su mayor aproximación al chavismo. El político criticó el “cepo cambiario” y el papel de la Casa Rosada en el accidente ferroviario conocido como “la tragedia de Once”. Hace apenas unos meses, Fernández publicó un artículo en la revista Nexos, titulado “Los Kirchner frente a frente”, donde achacó a Cristina “errores de gestión, sesgo autoritario en el gobierno y hechos de corrupción”, que “acabaron socavando gran parte de la base social que sostuvo al kirchnerismo como espacio político”.

No es creíble que después de diez años Fernández regrese ahora como hijo pródigo al seno kirchnerista. En su programa de campaña hay desvíos del kirchnerismo como su posición sobre Venezuela, que suscribe el informe Bachelet sobre violación de derechos humanos y reconoce el “deterioro institucional, la arbitrariedad del Estado, las detenciones y abusos” del régimen madurista. Fernández, a diferencia de Cristina, no es amigo de Maduro, aunque se opone a la política de Estados Unidos hacia Venezuela.

En vez de un regreso de Fernández al kirchnerismo, la alianza que ha dado el triunfo a la izquierda argentina parece responder más a una aproximación de Cristina al eje moderado que encabeza Fernández. La ex mandataria aparece en la fórmula como candidata a la Vicepresidencia, atrayendo a favor de Fernández a la base electoral kirchnerista. Pero quien encabeza la fórmula, quien ha concebido el programa de gobierno y quien tomará las decisiones centrales en política interna y externa es Fernández.

La línea geopolítica de esta izquierda apuesta, explícitamente, por una alianza con México y Uruguay, no por un regreso de Argentina al bolivarianismo, donde nunca estuvieron del todo Néstor y Cristina Kirchner.El pánico con que han reaccionado las derechas del Cono Sur y los mercados globales es sólo comparable a la euforia de las izquierdas bolivarianas que creen haber reconquistado Buenos Aires.