Arrancó la “farsa” en el PRI

Declara OMS pandemia el coronavirus
Por:

La que el doctor José Narro Robles bien calificara de “farsa que antes de iniciar ya tiene resultados”, al declinar su participación en la contienda interna por la presidencia nacional del PRI y renunciar a ese partido, comenzó el sábado con el registro de los aspirantes a ocupar ese cargo, al que el 11 de agosto arribará Alejandro Moreno Cárdenas, quien fuera  gobernador de Campeche, ungido de antemano por 11 de sus 12 excolegas.

Para aparentar que la de ese día será una “elección democrática”, la Comisión Nacional de Procesos Internos recibió siete solicitudes de fórmulas, a varias de las cuales dio un plazo de 48 horas para cumplir la totalidad de los requisitos para el que ya no creen ni los más ingenuos de sus militantes y que por esas anticipadas imposiciones cupulares y la corrupción de muchos de sus gobernadores, llevaron a ese partido a la peor de sus debacles electorales el 1 de julio del año pasado.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

Con esa supuesta “generosidad” con la que pretende engañar incautos dentro, pero también fuera de su país, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró haber aceptado la petición de los legisladores del Partido Demócrata y pospuso dos semanas la orden de repatriar masivamente a indocumentados que entraron a su país para que éstos encuentren una solución en el problema migratorio.

A eso, el magnate surgido del Partido Republicano agregó su acostumbrada amenaza, como las que suele repetir a México y obligar al gobierno de nuestro país a sellar su frontera sur con el despliegue de miles de elementos de la Guardia Nacional: “Si no, comienzan las deportaciones masivas”, lo que podría ser más factible, antes las diferencias y desacuerdos que sobre el tema han tenido con él, senadores y representantes demócratas.

Esas “deportaciones masivas” de ilegales que entraron a la Unión Americana y que México tendrá que recibir, alojar, alimentar, educar y darle ocupación por el compromiso que hizo el Gobierno de López Obrador con el de EU, va a agudizar los problemas que ya padecen ciudades fronterizas porque quienes sean regresados tendrán que ser “distribuidos” en ciudades de estados distantes a Baja California y Chihuahua.

Entre ellas se mencionan las del Bajío, la propia CDMX y de entidades circunvecinas, que tendrán la obligación de recibir a esos miles de indocumentados, que se sumarán a los que solicitaron asilo y que tendrán que esperar meses y hasta años, en que les dé respuesta.

En Chiapas han empezado a multiplicarse los problemas entre funcionarios migratorios y Fuerzas Armadas, luego de las desafortunadas declaraciones de Francisco Garduño, titular del Instituto Nacional de Migración, de tildar de “fifís” a los agentes de la Policía Federal.