La conexión Irán-Venezuela

WhatsApp-Video-2020-01-20-at-21.50.46-1
Por:
  • bibiana_belsasso

Cinco  buques petroleros  iraníes que parecen estar llevando gasolina y productos similares navegan rumbo a Venezuela, mientras en ese país la escasez de gasolina es un problema crónico desde hace años, y ahora, con la llegada de la pandemia de Covid-19, el desabasto se ha agravado. Incluso en la capital de esa nación, Caracas, que normalmente está bien abastecida, hoy es casi imposible cargar gasolina. Casi todas las gasolineras están cerradas, y las que están operando tienen filas de autos de hasta un kilómetro.

Si en Venezuela el desabasto de productos de primera necesidad es una constante, ahora con la falta de gasolina esto empeora; incluso el personal médico asegura que sin insumos no se puede hacer frente a la pandemia y que éstos no llegan; es más, ni siquiera la comida se puede distribuir.

Se han impuesto controles en la venta de productos de necesidad básica, impuestos por el gobierno de Nicolás Maduro, y hay un plan de racionamiento en la venta de alimentos.

Venezuela, el país de América Latina con las mayores reservas de crudo, hoy no tiene gasolina. Los malos manejos de la empresa Petróleos de Venezuela (PDVSA), la falta de inversión y la inexperiencia de quienes la han manejado, la han colapsado.

De producir un millón de barriles de gasolina al día, hoy se produce un 10 o un 15 por ciento. De tener hasta sus propias refinerías con tecnología de punta, sin mantenimiento todo se destruyó.

Con la llegada de estos cinco buques petroleros desde Irán, las tensiones entre Estados Unidos y Venezuela aumentan y es otra nueva afrenta al presidente Donald Trump.

Para Irán, los buques representan una forma de aportar y ejercer presión sobre Estados Unidos, luego de que el mandatario estadounidense se ha confrontado con los mandatarios de ambos países.

Hasta 2002, PDVSA fue la empresa petrolera estatal mejor manejada del mundo, al nivel de la noruega Statoil, y por encima de Petrobras y Pemex.

La crisis sin fin

[caption id="attachment_1165128" align="alignnone" width="696"] Habitantes de Caracas, quienes se manifestaron ayer para exigir el abasto de agua, fueron replegados por la policía. Diversas organizaciones denuncian que desde hace meses escasea el vital líquido en el país. Foto: Especial[/caption]

PDVSA tenía autonomía operativa y trabajaba con un sistema para la profesionalización de sus trabajadores.

Al llegar Hugo Chávez al poder, luego de haber ganado con la mayoría del electorado, despidió a más de 20 mil empelados, entre ellos, ingenieros sumamente capacitados, quienes abandonaron Venezuela y empezaron a trabajar para las petroleras más importantes del mundo.

Sin personal capacitado, la producción bajó y  las instalaciones envejecieron por falta de mantenimiento.

En los primeros años de Hugo Chávez al frente de Venezuela, el precio del petróleo estaba muy alto, y aunque había disminuido su producción se tenía dinero; pero con el paso del tiempo, ese recurso económico se fue agotando y la situación se agravó cuando en 2006 la Asamblea Nacional, de mayoría chavista, efectuó una reforma parcial a la Ley Orgánica de Hidrocarburos a fin de cambiar las condiciones en las cuales operaban las empresas petroleras transnacionales, socias de PDVSA en Venezuela.

Se le presionó tanto a las industrias extranjeras con cargas fiscales e incertidumbre jurídica, que prácticamente se les dijo adiós. Empresas de primer nivel, como Total (Francia), Statoil (Noruega), BP (Gran Bretaña) y las estadounidenses ConocoPhillips, Chevron y ExxonMobil.

Se rompieron contratos y el gobierno venezolano tuvo que indemnizar con millones de dólares a los inversionistas.

Pero no sólo eso, el gobierno de Venezuela expropió muchas empresas, en su mayoría las que prestaban servicios a PDVSA y con las que se tenían adeudos. Una forma de no pagarles.

Hoy, ante la escasez de gasolina, muchas estaciones de servicio son resguardadas por militares y policías, y sólo se permite que se suministre combustible a los vehículos de los servicios esenciales.

Se estima que antes de la cuarentena, Venezuela consumía aproximadamente 120 mil barriles de gasolina al día; ahora el gobierno únicamente cuenta con unos seis mil diarios para abastecer a todo el país.

En su momento, el gobierno de Hugo Chávez utilizó los recursos de PDVSA en la llamada "petrodiplomacia", mediante la cual su administración utilizó los recursos del petróleo para forjar alianzas, vendiendo petróleo en condiciones preferenciales o haciendo proyectos conjuntos con numerosos países de la región.

El gobierno de Nicolás Maduro ha trabajado también con alianzas, pero la que tiene con Irán será muy costosa para toda la región. Expertos aseguran que con los apoyos a Venezuela, Irán y Estados Unidos han trasladado su enfrentamiento del Golfo Pérsico al Mar Caribe.

Habrá que ver cómo reacciona Donald Trump con la llegada de estos buques petroleros a Venezuela, un país que en la década de 1990, fue una potencia de Sudamérica.

Venezuela, que cambió su modelo al socialismo y eligió al presidente Hugo Chávez, quien luchó por el populismo, gastó demasiado en programas de asistencia social y fijó precios para todo.

Un país que dejó de publicar estadísticas fiables, incluyendo las cifras del crecimiento económico e inflación.

Venezuela pasó de la bonanza a la pobreza y así también sus habitantes.