Bienvenido Sr. Martino

Fuerza Nico
Por:
  • danielalonso-columnista

Año nuevo, vida nueva. Y por qué no, nuevo entrenador nacional. Ayer se dio la presentación de Gerardo Daniel Martino como D.T. de la selección mexicana de futbol, el peor secreto jamás guardado en las oficinas de la Federación Mexicana de Futbol; pero bien, se entiende que se trató de respetar los protocolos y acuerdos del entorno del entrenador argentino.

Es claro que el entorno futbolístico tenía en mente otros grandes nombres, o al menos apellidos más conocidos del medio nacional.

Los nacionalistas obviamente querían un mexicano en el banquillo, los nacionalistas modernos (Chivas) querían a Matías Almeyda como el sucesor de Osorio; los nacidos en Coapa al Piojo.

Pues ni uno, ni otro. Creo que se ha menospreciado un poco la llegada de Martino como timonel nacional; se percibe casi como un dejá vu de la llegada de Juan Carlos Osorio, algo así como un “pues ya qué”.

Pero la diferencia entre uno y otro, más allá de los títulos y logros concretados, radica en la experiencia internacional y su capacidad para adaptarse al futbol que llega. Contrario a Osorio, que siempre se aferró a que los futbolistas entendieran su “filosofía”.

En Newells´s y Paraguay lo recuerdan con mucho agradecimiento; con el club argentino la misión era salvarlo del descenso, y después de una temporada conquistó el título local con el cuadro leproso y alcanzó semis de la Libertadores.

Ya con el representativo paraguayo, logró llevarlos al Mundial de Sudáfrica, donde pusieron en tela de juicio al otrora campeón del mundo España; en 2011 logró el subcampeonato de la Copa América.

Y si algo caracteriza a Martino, es la idea clara de que “ganar es lo más importante en el futbol”, y por eso sus aventuras con el Barcelona y con la selección de Argentina no lo dejaron para nada contento. Desde ayer el Tata sabe que el objetivo para el que fue contratado se resume en una frase “quinto partido”.

Y desde ayer en la rueda de prensa, lo dejó plasmado, un equipo protagonista, que destaque y jugar el famoso quinto partido. Finalmente, el Tata, representa lo más parecido a Marcelo Bielsa, sueño frustrado para muchos dirigentes del futbol mexicano, que quisieron que El Loco regresará a nuestro balompié, cosa que jamás ocurrirá.

Bielsa y Martino son grandes amigos, coincidieron como entrenador y jugador en Newell´s a principios de los noventa en una gran etapa del cuadro rosarino, y es de esa relación donde surge el estilo estudioso, reflexivo y a veces obsesivo del nuevo entrenador de México.

Bienvenida sea la llegada de Gerardo Martino, y reconozco que los directivos de nuestro futbol se sacaron palomita, convenciendo al argentino para que tomara las riendas del Tricolor; varios clubes sudamericanos y las selecciones de Colombia y Argentina estaban también en la puja.

Y no fue los ceros en un cheque lo que convenció a Martino, sino la flexibilidad que tendrá el proyecto que ahora encabeza, un proyecto que tiene como mira final el Mundial de México en 2026, porque de gestionarse un buen trabajo, en estos primeros cuatros años, podríamos envejecer todos juntos hasta esa fecha.