AMLO: hemos detenido la escalada de violencia (sic)

Fase 2
Por:

“Ya estamos logrando resultados. Vamos a demostrar que, independientemente de lo político, de lo mediático, nuestra estrategia va a funcionar porque la anterior fue un fracaso”, reiteró ayer el Presidente López Obrador.

Ante la oferta del presidente Trump de combatir ejércitos con ejércitos, nuestro gobernante reiteró: “la guerra es lo más irracional”. ¿No será más irracional masacrar a tres mujeres, seis niños y herir a otros seis menores? La apuesta del gobierno es la paz; abrazos, no balazos. Atacar con todo su poder moral las que supone, causas originales del crimen y la decadencia neoliberal.

¿Cuántos años tardarán becas y apoyos en interrumpir la generación de sociópatas? ¿Podrán más los regaños de mamá (si es que los hay), que el poder corruptor del crimen? ¿Cuánto tiempo le tomará a la 4T evangelizar a tanto matarife? Son preguntas en busca de respuesta. Por lo pronto, la única certeza para los delincuentes es que el Estado no utiliza la fuerza. Ellos sí.

La primera reacción ante la masacre de las familias de nacionalidad mexicana y estadounidense LeBarón: hasta el camino de terracería que lleva de Bavispe, Sonora a Chihuahua, llegó el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, no el de Seguridad y Protección Ciudadana. El almirante secretario de la Marina, Rafael Ojeda, quien estuvo al lado de Durazo durante su comparecencia en el Senado ese mediodía, sí llegó.

La FGR presume confusión entre matones de La Línea y los de Los Salazar. Otra geografía nacional ajena al imperio de la Ley. Los LeBarón exigen justicia. Y en Estados Unidos también. El gobierno acepta mantener informado a Washington mientras aquí se bate en la defensa de su estrategia y la crítica a la herencia que recibió hace 11 meses y una semana.

Ya viene el cuarto informe al pueblo de México. Comunicación oficial en combate permanente con la prensa y con los medios; batalla sin tregua por imponer sobre percepción, retórica y épica. Mientras tanto:

19 de abril 2019, Minatitlán, Veracruz, 14 civiles fueron asesinados en un bar. 31 de agosto 2019, Coatzacoalcos, Veracruz, 31 personas fueron ejecutadas en un bar. 8 de agosto 2019, Uruapan, Michoacán, 19 cuerpos fueron desmembrados y esparcidos a lo largo del Bulevard Industrial. 14 de octubre, Aguililla, Michoacán, 13 policías fueron emboscados y asesinados. 15 de octubre 2019, Tepochica, Guerrero, 15 muertos fue el saldo de un enfrentamiento entre soldados y civiles. 17 de octubre, Culiacán, Sinaloa, 13 murieron durante un operativo federal que no debió ser, a decir del secretario de Seguridad y Protección Ciudadana. 5 de noviembre (antier), Cd. Juárez, Chihuahua, 10 personas fueron asesinadas, 7 de ellas calcinadas en una jornada demencial. 6 de noviembre, Tonalá, Jalisco, hallan 7 cuerpos con tiro de gracia… Durante los últimos 11 meses en México se han cometido cien asesinatos cada 24 horas (cifra del SESNSP).

Pero la noticia es que la escalada de violencia se ha detenido (sic). ¡Albricias!