Chemnitz, la historia se repite

ACORDES INTERNACIONALES

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

En estos días, leer las noticias es como mirar una nueva versión de una película trágica, cuyo final hemos tratado de olvidar.

Los gobiernos totalitarios están de vuelta y no tienen vergüenza alguna en mostrar sus huecos morales y su vacío de humanidad. La década pasada, los gobiernos chavistas eran una excentricidad; hoy, son norma.

Las secuelas de los gobiernos tipo Trump, Erdogan o Maduro crean una falsa percepción global: imaginar que las coordenadas del autoritarismo son aceptables para la humanidad.

Como es de esperarse, los grupos intolerantes han encontrado espacios para sonorizar el odio que los anima; el más reciente episodio fue el de la ciudad alemana de Chemnitz.

El caso es especialmente interesante, pues integra los elementos que varios teóricos hemos detectado como elementos que encienden la llama de la violencia. Los enumero a continuación:

1. Lenguaje peligroso

2. Discursos de odio

3. Lógica del desprecio

4.Acciones públicas de intolerancia

5. Noticias falsas

6. Violencia

Desde hace tiempo, los grupos neonazis se han ido apoderando de los espacios públicos: pasaron del anonimato a las redes sociales hasta llegar a las calles; el discurso xenófobo se coló, de a poco y a hurtadillas, en las discusiones locales. Con el paso del tiempo, la humillación se hizo costumbre. La lógica del desprecio por lo diferente, por lo que se considera inferior, se deshizo de sus ropajes de ilegalidad y enfermedad y se vistió de nacionalismo. Era cuestión de días para que apareciera la violencia.

El lunes pasado, medios locales difundieron información falsa acerca del asesinato de un ciudadano alemán, supuestamente perpetrado por inmigrantes; los grupos neonazis salieron a cazarlo; es imposible no pensar en las escenas de la segunda Guerra Mundial, cuando la intolerancia llevó a la humanidad a la bancarrota moral.

A pesar de las reprimendas del gobierno local y de la canciller Angela Merkel será difícil revertir este escenario, pues las reprimendas son menos atractivas que los discursos incendiarios.

Dejo tres preguntas para reflexionar:

¿Qué nuevas prácticas saludaremos? La mentira como el plato fuerte del día; el ascenso de la creciente ultraderecha supremacista blanca; el capricho como forma de gobierno; la calumnia desde la silla presidencial. Veremos, también, el ascenso de políticos a los que no les importan ni la ética ni el conflicto de intereses.

¿De qué nos despediremos? De la corrección política del lenguaje —que fuera duramente criticada, pero que, desde ya, se extraña—; de una política inclusiva; de la defensa de la clase media; de un discurso articulado; de la consistencia política; de la libertad de prensa.

¿Quiénes deben preocuparse por este nuevo escenario? Todas y todos: las mujeres, los miembros de la comunidad LGTBIQ, los judíos, los cristianos, los inmigrantes, la clase media; también, los mexicanos y los europeos; y los japoneses, los canadienses y los chinos.

Lamento escribirlo, pero la intolerancia está de vuelta.

Valeria López Vela

Valeria López Vela

Es Doctora en Filosofía y pertenece al Sistema Nacional de Investigadores ( Nivel I ). Se desempeña como profesora-investigadora en la Facultad de Humanidades, Filosofía y Letras de la Universidad Anáhuac México.
Es especialista en Filosofía Política, Derechos Humanos y Género.
Actualmente, es coordinadora del Centro Anáhuac en Derechos Humanos.
Entre sus publicaciones destacan: Igualdad, libertad y legalidad (2013) y El poder de la palabra: Discursos de Odio(2015).
Valeria López Vela

Latest posts by Valeria López Vela (see all)

Compartir