Ángel Papadópulos

Evidente derrota del “Canelo”

TIEMPO DE COMPENSACIÓN

Ángel Papadópulos*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Ángel Papadópulos
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Ángel Papadópulos

Saul “Canelo” Álvarez sufrió su derrota más clara y evidente desde aquella pelea con Floyd Mayweather hace nueve años. Sin embargo, el mexicano tomó un riesgo que su mencionado rival estadounidense probablemente nunca hubiera asumido.

Dmitry Bivol fue un rival que los fanáticos del boxeo habíamos especulado desde que el jalisciense subió por primera vez a las 175 libras para noquear a su compatriota Sergey Kovalev, quien a pesar de estar lejos de sus mejores épocas al momento de la pelea con el tapatío, seguía siendo un semicompleto campeón y de élite.

No obstante, parecía imposible que Álvarez accediera a pelear con Bivol, ya que era todo un riesgo. Tendría que subir a las 175 de nuevo para pelear con uno de los mejores pugilistas de esa división, además de que, a pesar de su calidad, el ruso no es considerado un boxeador atractivo en términos lucrativos para el “Canelo”.

En su momento, una tercera pelea con un Golovkin lejos de su mejor versión o un enfrentamiento con Jermall Charlo, quien posee una afición mucho mayor que la de Bivol, parecían mucho más probables.

Por lo tanto, a pesar de la evidente derrota del mexicano, me parece notable que se atrevió a ser grande con peleas como éstas, realmente tratando de solidificar su estatus como un peleador de época a través de numerosas divisiones.

Sin embargo, el “Canelo” entró al enfrentamiento con Bivol como amplio favorito, por lo que justificar su derrota me parece fútil. El ruso merece un reconocimiento enorme, sin duda es el mejor boxeador puro en su división, sin tener el poder de nocaut de su compatriota Artur Beterbiev.

Álvarez cometió errores estratégicos por una aparente falta de paciencia que no se le veía desde hace mucho tiempo. Tras su usual comienzo lento, jamás trató de boxear, se dedicó a lanzar golpes de poder muy lentos e inefectivos que nunca penetraron la guardia de su rival.

En previas peleas contra oponentes naturalmente de mayor tamaño, el mexicano había dependido de su velocidad, no obstante se encontró con un sorprendentemente rápido Bivol, lo cual me parece que desconcertó al “Canelo” y lo sacó completamente de su plan.

En el pasado, Álvarez pudo ganar peleas complicadas mediante remontadas hacia el final, ya sea dominando los últimos rounds o noqueando a su oponente cuando las tarjetas estaban reñidas.

No obstante, en esta ocasión el mexicano se veía cansado hacia el final, nunca logró montar la esperada remontada tras la clinica boxística de Bivol en la primera mitad. Además de la velocidad, el ruso demostró una impenetrable guardia y una enorme capacidad de contragolpear, acompañada de un sólido y constante jab cuando necesitaba llevar la iniciativa.

Se ha hablado de una posible revancha, incluso en las 168 libras para favorecer al jalisciense. Sin embargo, si el “Canelo” entra con una estrategia y forma similar a la de esta pelea, es difícil ver cómo pueda vencer a Bivol. Creo que al igual que en el segundo enfrentamiento con Golovkin, Álvarez y su equipo llegarán con diversas alternativas y modificaciones a su estrategia. No obstante, está claro que el ruso es un rival formidable y se necesitará la mejor versión del mexicano para superarlo.