Miércoles 21.04.2021 - 13:15

Avatar del Ángeles Aguilar

Ángeles Aguilar

Anemia de ingresos por pandemia y miserables apoyos para pobres

PUNTO Y APARTE

Ángeles Aguilar
Ángeles AguilarLa Razón de México
Por:
  • Ángeles Aguilar

Primero los pobres… La llegada de la pandemia puso al desnudo las enormes vulnerabilidades que persisten en la región y ahondó la enfermiza desigualdad.

A poco más de un año de que se reportara el primer caso de Covid-19 en AL, las secuelas de esa enfermedad han sido profundas.

Ayer la Cepal, al mando de Alicia Bárcena, presentó su estudio “Panorama Social de América Latina”, un robusto análisis que no tiene desperdicio y que detalla la elevada incertidumbre que permea en cuanto a estabilidad laboral, salud y seguridad alimentaria.

A pesar de que en AL vive sólo el 8.4% de la población mundial, concentra 18.6% de los contagios de Covid-19 acumulados y el 28% de las muertes por esa enfermedad, una situación que abona al círculo vicioso de padecimientos, pérdida económica y pobreza.

El balance final es desolador. Durante 2020, los esfuerzos para acotar la pobreza sufrieron un retroceso de 12 años, mientras que la pobreza extrema dio salto hacia atrás de 20 años.

Se estima que en todo el territorio 30 millones de personas cayeron en el último año en el apretado puño de la miseria, de los cuales 8 millones se desplomaron hasta los niveles extremos. Hoy en AL, la carencia golpea al 33.7% de la población y 12.5% está en pobreza extrema…

Anemia de ingresos… Por si fuera poco, la contracción regional del PIB del 7.7% y el cierre de 2.7 millones de empresas llevaron a un franco deterioro en los ingresos, una situación que en especial hizo mella en los trabajadores informales, mujeres y jóvenes.

El estudio destaca que actualmente 491 millones de latinoamericanos viven con ingresos que apenas superan tres veces la línea de la pobreza; es decir, que 8 de cada 10 viven en condiciones de vulnerabilidad.

A la mezcla sume el incremento en los precios de productos básicos, como los granos, que llevarán a un encarecimiento de la canasta básica en detrimento del bolsillo…

Repartir la miseria… A su vez, en México el cuadro es desesperanzador. A pesar de los esfuerzos de los últimos años por aumentar el salario mínimo, la realidad es que la profunda contracción del empleo y el desplome económico se tradujo en una contracción de los ingresos por habitante del 10%.

Asimismo, la Cepal estima que la pobreza aumentó en 9 puntos porcentuales desde 2018 y hoy lacera al 50.6% de la población, mientras que la carencia extrema se catapultó en 8 puntos, para llegar al 18.3%.

Todo esto deja ver la importancia de robustecer las transferencias de emergencia y establecer medidas contracíclicas profundas.

Hasta ahora, los créditos y apoyos sociales en México no alcanzan siquiera la línea de la pobreza extrema y son el 0.35 del nivel de ingresos básico establecido como línea de la pobreza. En otras palabras, pírrica repartición de miserias…

Costoso salvavidas a Pemex

Ante… la posibilidad de que el Gobierno federal asuma el pago de la deuda de Pemex, que dirige Octavio Romero, se encienden las alarmas en materia de finanzas públicas y presupuestarias.

Se estima que si el país alcanza un rebote del 4% del PIB en este 2021, cerca de una cuarta parte de ese crecimiento sería para el pago de los pasivos del gigante petrolero, con lo que serían previsibles más recortes en salud, infraestructura, educación y seguridad. Austeridad a la vista…