Avatar del Antonio Fernández Fernández

Antonio Fernández Fernández

Septiembre, mes del testamento

ANTINOMIAS

Antonio Fernández Fernández
Antonio Fernández Fernández
Por:

“Los moribundos que hablan de su testamento pueden confiar en ser escuchados como si fueran oráculos”

Jean de La Bruyere 

Desde el mes de septiembre de 2003 se ha establecido un programa de apoyo para el otorgamiento de testamentos con una reducción del 50 por ciento en su costo normal, de acuerdo con el convenio celebrado entre la Secretaría de Gobernación, el Colegio Nacional del Notariado Mexicano, y los diversos colegios de notarios de las entidades del país.

Sin duda, otorgar un testamento reduce los probables problemas sucesorios de las personas y sobre todo, se aplica la voluntad del testador, la cual, en caso de no otorgar testamento, se sujetaría a lo establecido en las leyes, llamándose a los herederos legítimos, que son los que establece la ley con ese derecho y en un orden, y que muchas veces no son los que hubiera deseado el testador.

La importancia de otorgar testamento radica en la certeza que se otorga a las familias cuando cuentan con un documento que les va a indicar el patrimonio con el que cuenta el testador, las disposiciones que le interesan que se cumplan y las personas que desea llamar a su sucesión, lo que se llama libre testamentifacción, con la salvedad de que el testador debe de garantizar alimentos para ciertas personas, como la de los hijos menores de edad.

El testamento es un instrumento legal otorgado ante un notario, por el cual una persona de forma libre dispone de sus bienes y derechos, y declara o cumple deberes para después de su muerte, el cual puede ser revocado en cualquier momento por el mismo testador; debe otorgarse individualmente y en un solo acto.

Durante la campaña, todos los notarios del país están obligados a respetar la reducción del costo, ampliar sus horarios y otorgar asesoría gratuita respecto del otorgamiento del testamento, para que con ello se facilite y fomente su otorgamiento; es una forma de prevenir problemas y evitar gastos mayores, cabe señalar que el costo es variable en cada estado de la república.

En el testamento las figuras más importantes son: el heredero, quien será el beneficiario de los bienes a título universal, puede ser uno o varios, en todo caso divididos en porcentajes; también tenemos al legatario, quien adquiere a título individual un bien en especifico, también puede ser uno o varios legatarios; por otro lado tenemos al albacea, que puede ser un mismo heredero u otro ajeno a la herencia, y será quien administre los bienes mientras se hace la repartición y se tramita la sucesión para entregar los bienes a los herederos y legatarios.

En México somos un país con poca cultura de otorgar testamento, pues sólo el cuatro por ciento de la población lo ha otorgado, mientas que en Estados Unidos el porcentaje de testamentos otorgados es de 29 por ciento. Fomentar la cultura del testamento ayuda también a que los órganos de justicia no se llenen de cargas de trabajo por cuestiones sucesorias a falta de este documento legal; aprovecha y otorga tu testamento.