Viernes 14.08.2020 - 02:57

Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

Aclaración

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm Arnal
Por:

Los días 13, 14 y 20 titulé estos Pesos y Contrapesos con el nombre Por algo se empieza. El hilo conductor de las tres columnas fue el hecho de que, en materia de actividad industrial, de turismo internacional, de importaciones y exportaciones, de empleo formal, y de los indicadores del sector manufacturero, los resultados de mayo, comparados con abril, fueron menos malos.

La mala noticia: fueron malos. La buena: fueron menos malos. Por eso lo de “por algo se empieza”. Antes de mejorar tenemos que empeorar menos.

Un lector, a quien agradezco que me lea y se tome el tiempo de comentar lo que escribo, me comentó lo siguiente: “La verdad no sé qué mensaje quiso transmitir, quizás infundir algo de optimismo en sus lectores, ya que muestra cifras básicamente positivas de estos últimos meses. Sin embargo, considero que su optimismo se tornará en pesimismo en los meses que vienen (agosto, septiembre y octubre) en donde casi seguramente terminaremos con datos muy negativos en todos los renglones que hasta ahora usted ha destacado como buenos. Quizás, podría empezar a escribir otros 3 artículos de “donde terminaremos”, porque el panorama económico que usted destaca como muy positivo se tornará pronto en uno muy negativo….”. Aclaro los siguientes puntos.

Primero: no fue mi intención infundir optimismo en mis lectores, sino comparar mayo con abril. Si los resultados menos malos de mayo generaron optimismo entre mis lectores ello fue una consecuencia no intencionada de lo que escribí. Cuando analizo números mi intención es esa, analizar datos, no infundir optimismo o pesimismo en quienes me lean. Eso dependerá de la interpretación que cada lector haga de las cifras analizadas.

Segundo: no mostré (salvo el caso de las horas trabajadas en el sector manufacturero) cifras “básicamente positivas”. Al contrario: mostré cifras básicamente negativas, que muestran que el decrecimiento persiste en casi todas las variables analizadas.

Tercero: no destaqué (salvo el caso de las horas trabajadas en el sector manufacturero) los resultados comentados “como buenos”, sino como menos malos, algo distinto.

Cuarto: no destaqué el panorama económico como “muy positivo” (¡no estoy loco!) sino, va de nuevo, como menos malo, algo diferente.

Hoy, a las 6.00 AM, el INEGI dio a conocer la Encuesta Nacional sobre Empresas Constructoras (valor de la producción; personal ocupado; horas trabajadas; remuneraciones) y la Encuesta Mensual de Servicios (ingresos y gastos totales por ventas y compras; personal ocupado; remuneraciones), las dos con los resultados de mayo, que ya comentaré mañana, esperando que hayan sido menos malos que los de abril.

Insisto: antes de mejorar (obtener buenos resultados) tenemos que empeorar menos (obtener resultados menos malos). En esas andamos.