Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

Del bienestar

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm Arnal 
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Arturo Damm Arnal

Hay dos variables a las cuales, por todo lo que depende de ellas, les pongo especial atención: Inversión Fija Bruta, IFB, y Consumo Privado, CP.

La IFB se realiza en instalaciones, maquinaria y equipo, parte esencial de la Inversión Directa, ID, que produce bienes y servicios, con los cuales satisfacemos nuestras necesidades, variable con la que se mide el crecimiento de la economía; que crea empleos, ya que para producir alguien tiene que trabajar; que genera ingresos, ya que a quien trabaja se le paga, empleos e ingresos de los que depende el bienestar de las personas.

El CP es la compra de bienes y servicios, exceptuando bienes inmuebles y objetos lujosos, de parte de las familias residentes en el país, y es un buen indicador de su bienestar, que depende de la cantidad, calidad y variedad de los bienes y servicios de los que dispongan para satisfacer sus necesidades.

Ya tenemos, datos del INEGI, los resultados de la IFB y del CP para julio. Se tuvo una ligera mejora en ambos indicadores.

En términos mensuales, comparando cada mes con el mes anterior, éste fue el comportamiento de la IFB: enero, más 4.2 por ciento; febrero, más 3.2; marzo, más 1.7; abril, menos 1.0; mayo, más 0.6; junio, menos 1.8; julio, más 2.1. En julio se recuperó el crecimiento, bueno, pero el nivel de la IFB fue similar al que se tuvo en abril de 2011, pésimo.

También en términos mensuales, éste fue el comportamiento del CP: enero, 0.7 por ciento; febrero, menos 0.5; marzo, más 3.1; abril, más 1.1; mayo, más 0.7; junio, menos 0.7; julio, más 0.1. En julio se recuperó el crecimiento, bueno, pero el nivel del CP fue similar al que se tuvo en abril de 2017, malo.

De la IFB depende el CP, que depende de la compra de bienes y servicios, por los cuales hay que pagar un precio, para lo cual se necesita ingreso, para lo cual se requiere de empleo, para lo cual se requiere de ID, para lo cual se requiere de IFB. De la IFB depende el CP, del cual depende el bienestar.

Otra variable que influye en el bienestar es la inflación, la pérdida en el poder adquisitivo del dinero, de tal manera que, ceteris paribus, a mayor inflación menor bienestar, y viceversa, inflación que, en términos mensuales, repuntó en septiembre. Éste fue su comportamiento en lo que va del año: enero, 0.86 por ciento; febrero, 0.63; marzo, 0.83; abril, 0.33; mayo, 0.20; junio, 0.53; julio, 0.58; agosto, 0.19; septiembre, 0.62. En septiembre repuntó, malo.

En términos anuales, comparando cada mes con el mismo mes del año anterior, en septiembre la inflación fue del 6.00 por ciento, el doble de la meta puntual de inflación, fijada por el Banco de México, 3.00 por ciento, y 50 por ciento por arriba de la máxima inflación aceptada, 4.00 por ciento.