Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

$19.78

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm ArnalLa Razón de México
Por:
  • Arturo Damm Arnal

Comenzamos el año con el tipo de cambio en 18.86 pesos por dólar. El 24 de marzo alcanzó el máximo histórico, 25.11. La depreciación fue de 6.25 pesos, equivalente al 33.1 por ciento.

El pasado jueves, por primera vez desde el 24 de marzo, el tipo de cambio se ubicó por debajo de los 20 pesos por dólar, 19.91, y el viernes cerró en 19.78, lo cual dio como resultado, con relación al tipo de cambio del 24 de marzo, una apreciación de 5.33 pesos, equivalente al 21.2 por ciento y, con relación al tipo de cambio del inicio de año, una depreciación de 0.92 pesos, equivalente al 4.9 por ciento.

Una pregunta frecuente con relación al tipo de cambio es ¿qué conviene? ¿Apreciación (baja) o depreciación (alza)? Todo depende. A los exportadores mexicanos les conviene la depreciación: que los compradores extranjeros, por cada dólar que pagan de mercancía mexicana, reciban más pesos. A los importadores mexicanos les conviene la apreciación: que los compradores mexicanos, por cada dólar que reciben de mercancía extranjera, paguen menos pesos.

La depreciación y la apreciación no son ni buenas ni malas, sobre todo cuando los movimientos en el tipo de cambio se deben a las fuerzas del mercado, a la relación entre la oferta y la demanda de la divisa, sin que el gobierno intervenga, tal y como sucede en México desde el 21 de diciembre de 1994. Se trata de la libre flotación del tipo de cambio, que no evita ni la depreciación ni la apreciación, como lo estamos viendo, pero sí las crisis cambiarias, la última de las cuales fue la del primer trimestre de 1995: del 21 de diciembre de 1994 (día del tristemente célebre “error de diciembre”), al 20 de marzo de 1995, el tipo de cambio pasó de 3.47 pesos por dólar a 7.21, depreciación de 3.74 pesos, equivalente al 107.8 por ciento. ¡En tres meses!

Crisis cambiarias aparte, todo indica que, con los altibajos en el camino (períodos de depreciación, como el del 1 de enero al 24 de marzo, y de apreciación, como el del 24 de marzo al 4 de diciembre), el futuro del tipo de cambio es al alza. Este fue el tipo de cambio, para el 4 de diciembre, en cada uno de los años señalados: 1995, 7.55 pesos por dólar; 2000, 9.40; 2005, 10.52; 2010, 12.35; 2015, 16.59; 2020, 19.78 pesos por dólar. La historia del tipo de cambio es clara y no veo razón alguna para que cambie la tendencia de largo plazo.

Por lo pronto, según la media de las 34 respuestas recibidas en la encuesta de noviembre del Banco de México a los especialistas en economía del sector privado, en 2021 y 2022 el tipo de cambio terminará, respectivamente, en 21.20 (19.00 mínimo y 24.39 máximo) y 21.54 (19.50 mínimo y 24.54 máximo) pesos por dólar.

Por no dejar: con tal intervalo entre el mínimo y el máximo, ¿qué tan confiables son las predicciones de los economistas?