Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

¿Cómo debe participar el gobierno?

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm ArnalLa Razón de México
Por:
  • Arturo Damm Arnal

¿Qué debe y qué puede hacer el gobierno en la economía? En primer lugar, para operar el gobierno debe participar como demandante de bienes y servicios, sin los cuales no puede realizar sus tareas. Nada que objetar.

En segundo lugar, para que los agentes económicos particulares operen correctamente, el gobierno debe reconocer plenamente, definir puntualmente y garantizar jurídicamente sus derechos, (i) a la libertad individual para producir, ofrecer y vender, para demandar, comprar y consumir; (ii) a la propiedad privada sobre los medios de producción y los ingresos; (iii) al cumplimiento de los contratos. Nada que objetar. Se le debe exigir.

En tercer lugar, el gobierno debe regular las actividades económicas de los particulares, desde la producción hasta el consumo, regulación que solo debe aplicarse cuando sea necesaria (¿cuándo lo es?), y de la manera menos costosa posible (¿cuál es?). Si se cumplen estas condiciones no hay nada que objetar. Al contrario, debe exigírsele.

En cuarto lugar, el gobierno puede otorgar privilegios a empresas privadas, desde protecciones hasta subsidios, dando como resultado el capitalismo de compadres, en detrimento del bienestar de los consumidores. Todo que objetar.

En quinto lugar, el gobierno puede planear, conducir, coordinar y orientar la actividad económica nacional, lo cual solo es posible planeando, conduciendo, coordinando y orientando las actividades económicas de los particulares, desde la producción hasta el consumo, lo cual viola la libertad individual y la propiedad privada. Todo que objetar.

En sexto lugar, el gobierno puede producir, ofrecer y vender bienes y servicios, estableciendo empresas gubernamentales. Si lo hace deja de ser gobierno (por más que se trate de empresas del gobierno), para convertirse en empresario (pero sin las motivaciones propias del empresario privado, comenzando por el correcto afán de lucro), tareas empresariales que, por lo general, realiza de mala manera, mismas que no son parte de sus legítimas funciones. Una cosa es gobernar y otra producir, ofrecer y vender bienes y servicios. Todo que objetar.

Por lo general, cuando el gobierno produce, ofrece y vende bienes y servicios lo hace de manera monopólica (al margen de la disciplina de la competencia, lo cual da como resultado la incompetencia: mayores precios y/o menor calidad y/o mal servicio), y en los sectores estratégicos de la economía (que precisamente por serlo, y por proveer de bienes o servicios al resto delas actividades económicas, deben estar sujetos a la disciplina de la competencia).

En materia de economía el gobierno tiene que limitarse a lo que debe (las tres primeras tareas), y evitar lo que puede pero no debe (las tres últimas tareas).

*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.