Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

De los DEG’s

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm Arnal 
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Arturo Damm Arnal

Leemos, en el comunicado del Banco de México referido a la reciente asignación de Derechos Especiales de Giro, DEG’s, de parte del Fondo Monetario Internacional, FMI, por 12 mil 700 millones de dólares (que forman parte de las reservas internacionales del banco central, cuyo objeto es, según la Ley del Banco de México, “coadyuvar a la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional mediante la compensación de desequilibrios entre los ingresos y egresos de divisas del país”), que “una de las operaciones permitidas con la reserva de activos internacionales consiste en que el Gobierno Federal, a través de operaciones cambiarias con el Banco de México, pueda contar con moneda extranjera para cumplir con sus obligaciones en divisas. De esta manera, la Tesorería de la Federación puede comprar o vender divisas con el Banco de México con recursos del propio Gobierno Federal a precios de mercado”.

Lo anterior viene a cuento por la intención de AMLO de usar esa asignación de DEG’s para liquidar deuda externa del Gobierno Federal, lo cual es posible si, como lo dice el comunicado del Banco de México, la Tesorería de la Federación le compra, al tipo de cambio vigente del día de la compra, los dólares al banco central. ¿De dónde sacaría el gobierno el dinero para realizar dicha compra que en pesos, suponiendo un tipo de cambio de veinte pesos por dólar, sumaría la cantidad de 254 mil millones de pesos?

Primera posibilidad: recortar gastos. Segunda: aumentar impuestos. Tercera: contraer deuda interna. La primera y segunda posibilidad son poco probables, por lo que quedaría la tercera, contraer deuda interna por 254 mil millones de pesos para comprar 12 mil 700 millones de dólares, para pagar deuda externa, que a junio sumó 111 mil 073 millones de dólares (deuda externa neta del Gobierno Federal), con lo cual el gobierno cambiaría deuda externa por deuda interna.

Con relación a la deuda del gobierno lo primero que debemos preguntar es si cumple con lo establecido en el Art. 73 constitucional, en el cual se señala que “ningún empréstito podrá realizarse sino para la ejecución de obras que directamente produzcan un incremento en los ingresos públicos”, con los cuales pagar lo que se debe. Si así fuera no se propondría recurrir a las reservas del Banco de México para liquidar deuda externa.

Sí pueden usarse las reservas del Banco de México para liquidar deuda externa del gobierno, siempre y cuando el gobierno le compre los dólares al banco central. Lo que no se puede es que el gobierno disponga gratuitamente de los 12 mil 700 millones de dólares, correspondientes a la más reciente asignación de DEG’s del FMI. AMLO preguntaría, como de hecho ya lo hizo: “¿No se puede o no se quiere?”.