Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

La demanda

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm Arnal 
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Arturo Damm Arnal

El crecimiento de la economía se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, del Producto Interno Bruto, y los empresarios producen si tienen la expectativa de que, si ofrecen lo producido, habrá demanda.

La demanda no crea su propia oferta (no basta, como creen los keynesianos promotores de un mayor gasto gubernamental, con demandar para que se produzca y ofrezca), pero para que haya oferta el empresario debe tener la expectativa de que si produce y ofrece habrá demanda. ¿Cómo va la demanda en México?

A nivel microeconómico una de las muchas respuestas posibles la tenemos en el comportamiento de la demanda por vehículos ligeros, que en julio pasado, último mes para el que tenemos información, sumó 82 mil 157 unidades. ¿Mucho o poco? Comparemos.

Un año antes, julio de 2020, la suma fue 72 mil 921. En julio de 2021 resultó 9 mil 236 mayor, 12.7 por ciento. Bueno.

Un mes antes, junio de 2021, la suma fue 88 mil 688. En julio resultó 6 mil 531 menor, 7.4 por ciento. Malo.

En lo que va del año éste ha sido el comportamiento de la demanda por vehículos ligeros: enero, menos 22.7 por ciento; febrero, más 1.5; marzo, más 16.2; abril, menos 12.5; mayo, más 2.9; junio, más 5.2; julio, menos 7.4. De los siete meses reportados en tres, el 42.9 por ciento, la demanda decreció; en cuatro, el 57.1 por ciento, creció.

En lo que va del año fue en marzo cuando se alcanzó la mayor demanda por vehículos ligeros, 96 mil 319. La de julio resultó 14.7 por ciento menor.

Para los últimos diez años el mejor mes de julio fue el de 2016, con 132 mil 109 unidades demandas. El resultado de julio pasado fue 37.8 por ciento menor.

Para los últimos diez años el mejor mes fue diciembre de 2016, con 192 mil 741 unidades demandadas. El resultado de julio pasado fue 57.3 por ciento menor.

De enero de 2020, al inicio de la pandemia, a julio de 2021, en pleno tercer rebrote, el peor mes fue abril de 2020, con solo 34 mil 927 unidades demandadas. La demanda de julio pasado resultó 135.2 por ciento mayor. El mejor mes fue diciembre de 2020, con 105 mil 603 unidades demandadas. La demanda de julio pasado resultó 22.2 por ciento menor.

El problema es que si la demanda se reduce puede generar presiones recesivas. Las empresas, si se acumulan inventarios por la caída en ventas, pueden decidir recortar la producción, con las consecuencias que ello tendría en el crecimiento, que se mide por el comportamiento de la producción, así como sobre el empleo y la generación de ingresos, de los cuales depende el bienestar de las familias.

En el Indicador de Confianza del Consumidor de julio, a la pregunta por la intención de comprar un auto nuevo en los próximos dos años, el indicador fue 12.1 unidades, siendo cero total desconfianza y cien confianza total.