Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

Inflación a la baja

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm Arnal
Por:
  • Arturo Damm Arnal

En abril la inflación anual se ubicó en 2.15 por ciento, dentro de los márgenes de la meta de inflación del Banco de México, que es del tres por ciento, más menos un punto porcentual de margen de error. En octubre fue 4.09, por arriba de la meta. En noviembre 3.33, dentro de los márgenes de la meta.

Dos han sido las fuerzas que presionan a los precios, tanto al alza como a la baja. Presionando al alza una menor oferta de bienes y servicios, resultado de la recesión. Presionando a la baja, también consecuencia de la recesión, una menor demanda por bienes y servicios.

Todo lo demás constante, si la oferta de bienes y servicios se reduce se genera escasez y la presión sobre los precios es alcista. Todo lo demás constante, si la demanda por bienes y servicios disminuye se genera sobreoferta y la presión sobre los precios es bajista.

En México, efecto de la recesión, han operado (y lo seguirán haciendo) las dos presiones. La oferta de bienes y servicios se ha reducido y también la demanda por bienes y servicios. Dependiendo de cuál presión sea más fuerte será el resultado: si la reducción en la oferta de bienes y servicios es mayor que la reducción en la demanda por los mismos la presión sobre los precios será alcista. Por el contrario, si la reducción en la demanda por bienes y servicios es mayor que la reducción en su oferta la presión será bajista.

Entre abril y octubre, meses de repunte en la inflación, pudo más la presión alcista que la bajista, mientras que en noviembre, mes en el cual la inflación bajó, pudo más la bajista que la alcista, lo cual no quiere decir, de ninguna manera, que los precios hayan bajado, sino que aumentaron menos, algo muy distinto. Sigue habiendo inflación (aumento de precios) no deflación (baja de precios), y la seguirá habiendo ya que el Banco de México tiene una meta de inflación, tema por el cual hay que iniciar la discusión. ¿Es correcto que un banco central tenga metas de inflación, es decir, que acepte como algo normal la pérdida en el poder adquisitivo del dinero, que es tanto como decir en el poder adquisitivo del trabajo y del ahorro?

En lo que va del siglo XXI, entre enero del 2001 y noviembre del 2020, con una meta de inflación de tres por ciento, más menos un punto porcentual de margen de error, la inflación acumulada en México fue 125.33 por ciento. Entre enero de 1970 y noviembre de 2020 la inflación acumulada fue 899 mil 108.03 por ciento.

Según los resultados de la última encuesta del Banco de México a los especialistas en economía del sector privado, la inflación de uno a cuatro años será 3.58 por ciento y de cinco a ocho 3.50. La inflación llegó para quedarse. El Banco de México tiene una meta de inflación, eso sí “baja y estable”, como la misma autoridad monetaria la define.