Arturo Damm Arnal

Nuevas presiones

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Arturo Damm Arnal
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Arturo Damm Arnal

Dos son las presiones que pueden ejercerse sobre la economía: inflacionarias y recesivas. Las inflacionarias (alza general, sostenida y dispareja de precios), le resta estabilidad. Las recesivas (menor crecimiento de la producción de bienes y servicios, con menor creación de empleos y menor generación de ingresos, con menor bienestar para las personas), le resta dinamismo.

Ambas presiones, consecuencias del Efecto 4T y del Efecto Covid, han estado presentes en la economía mexicana, en contra del bienestar de las familias, que hoy es menor del que era en 2018, antes de que aparecieran.

Las presiones recesivas originadas por el Efecto Covid han disminuido, pero siguen estando presentes, y no está claro por cuánto tiempo más lo estarán. Por su parte, las presiones recesivas ocasionadas por el Efecto 4T no han disminuido, y existe la posibilidad (habrá que ver con qué probabilidad), de que aumenten y sigan presentes más allá de 2024.

Las presiones inflacionarias, originadas por la combinación del Efecto 4T y del Efecto Covid, siguen estando presentes y, al igual que con las presiones recesivas, no está claro por cuánto tiempo más lo estarán.

Podemos decir que hay presiones recesivas cuando la economía crece por debajo del promedio, y que hay presiones inflacionarias cuando la inflación se ubica por arriba de la meta, precisamente lo que ha pasado, desde el segundo trimestre de 2019 en materia de crecimiento, y desde agosto de 2020 en materia de inflación.

A las presiones recesivas e inflacionarias, producto de los efectos 4T y Covid, hay que sumarle las presiones inflacionarias y recesivas consecuencia de la guerra en Ucrania, presiones recesivas que serán el resultado de la contracción del comercio internacional, ya sea porque algunos países, a manera de sanción económica, dejen de importar productos rusos, ya sea porque Rusia, en respuesta a esas sanciones y/o por prevención para garantizar el abasto interno, deje de exportarlos. Las presiones inflacionarias serán el resultado de las presiones recesivas que, al traducirse en una menor oferta de mercancías, consecuencia de la contracción del comercio internacional, presionarán los precios al alza, comenzando por los de materias primas, como ya está sucediendo.

Lo anterior quiere decir, no que nos lloverá sobre mojado, sino que nos diluviará sobre inundado, porque a las presiones inflacionarias y recesivas ocasionadas por los efectos 4T y Covid se sumarán las presiones recesivas e inflacionarias ocasionadas por la guerra en Ucrania.

¿Qué es lo que el gobierno debe hacer ante esta situación? Eliminar las presiones, sobre todo las recesivas, que ocasiona la 4T, algo que, como lo hemos visto una y otra vez, no está dispuesto a hacer. Así nos irá…