Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

Primer paso

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm Arnal
Por:

La Guía Ética para la Transformación de México, que sustituye a lo que originalmente iba a ser la Constitución Moral de AMLO, es un documento compuesto por veinte puntos, cuya observancia da como resultado lo que AMLO considera una conducta ética, a partir de la cual se conseguirá la transformación de México, en el sentido que AMLO considera el correcto.

De los veinte puntos dos, el dieciséis y el diecisiete, están relacionados con la economía. El dieciséis tiene que ver con el trabajo, y empieza así: “No hay mayor satisfacción que tener trabajo y disfrutarlo”, afirmación por demás discutible. El dieciséis tiene que ver con la riqueza y la economía, y así comienza: “No es más rico el que tiene más sino el más generoso”, aseveración por demás debatible.

Mucho puede criticarse de la guía, pero por falta de espacio centro la atención en uno de los temas recurrentes de AMLO, sobre todo cuando habla de la economía, en general, y de los empresarios, en particular. Me refiero a la ganancia razonable, que aparece en el punto diecisiete de la guía, en donde leemos que “quien procura la ganancia razonable, quien empeña su creatividad, se arriesga y mantiene fuentes de trabajo, será reconocido por la sociedad como un empresario responsable con sentido social”. Ganancia razonable, lo cual nos lleva a esta pregunta: razonable, ¿según quién?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la ganancia es la remuneración propia de los empresarios, quienes hacen lo que hacen por la ganancia que esperan obtener, como los trabajadores hacen lo que hacen por el salario que esperan devengar. Lo segundo que hay que considerar es que los empresarios (no las empresas) obtienen ganancias si responden correctamente estas dos preguntas: ¿qué producir y ofrecer?, ¿cómo producirlo y ofrecerlo? Lo tercero que no debemos pasar por alto es que el fin de los empresarios (no de las empresas) no debe ser únicamente obtener ganancias sino maximizarlas, siendo esa, la máxima ganancia posible, la única razonable, lo cual, para quienes no entienden de economía, resulta una afirmación muy poco razonable. No lo es.

¿Qué puede pasar si, bajo el criterio que ustedes gusten y manden, un empresario está generando ganancias consideradas, según ese criterio, no razonables? Se nos ha dicho que la Guía Ética para la Trasformación de México es de observancia optativa, ¡nada más falta que quieran imponerla por la fuerza!, pero no deja de ser preocupante que el gobierno, cuyo campo de acción es el de lo legal, no el de la moral, tampoco el de la ética (moral y ética no son lo mismo), empiece a proponer guías éticas (principios) para moldear la moral (costumbres) de la gente. Por algo se empieza y la 4T ya dio el primer paso.