Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

De los salarios

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm Arnal
Por:
  • Arturo Damm Arnal

La Comisión Nacional de los Salarios Mínimos decidió para 2021 un incremento del 15 por ciento al salario mínimo.

¿Es correcto, en medio de una recesión que ha ocasionado cuantiosas pérdidas de empleos en el sector formal de la economía, imponer un incremento del 15 por ciento al salario mínimo? El tema lo traté en el primer Pesos y Contrapesos de esta serie.

Relacionado con lo anterior, ¿qué efecto puede tener ese aumento en el empleo formal e informal? El tema lo analicé en el anterior Pesos y Contrapesos.

Ese aumento al salario mínimo, ¿puede ocasionar un repunte en la inflación?

Centro la atención en esta última pregunta.

¿Por qué un aumento al salario mínimo ocasionaría un repunte en la inflación? Porque, todo lo demás constante, aumentaría los costos de producción de las empresas, que aumentarían los precios de sus productos para ver si los consumidores pagan por el mayor costo, consecuencia del aumento en el salario mínimo.

Lo anterior funciona si los consumidores están dispuestos a pagar un mayor precio, lo cual dependerá de sus apreciaciones, y si hay suficiente dinero intercambiándose en la economía para poder comprarlo todo a un precio mayor, lo cual dependerá de la política monetaria. Lo anterior quiere decir que un aumento al salario mínimo no necesariamente ocasiona un repunte en la inflación. Veamos qué pasó en 2019 y 2020, y que se espera para 2021.

En 2019 el salario mínimo aumentó 16.2 por ciento y la inflación bajó de 4.8 en 2018 a 2.8 por ciento en 2019. En 2020 el incremento al salario mínimo fue de 20 por ciento y la inflación subió de 2.8 en 2019 a 3.3 por ciento (hasta noviembre). Para el 2021 el salario mínimo aumentará 15 por ciento y se espera una inflación (según la encuesta de diciembre del Banco de México a los principales economistas del sector privado) del 3.6 por ciento.

En 2019 hubo un considerable aumento al salario mínimo y la inflación no solo no repuntó sino que bajó. En 2020 se volvió a dar un importante incremento y la inflación (hasta noviembre) había repuntado, pero ubicándose todavía dentro de la meta del Banco de México, tres por ciento, más menos un punto porcentual de margen de error. El año entrante, con un aumento del 15 por ciento, ¿habrá repunte inflacionario? Todo dependerá de si los consumidores estarán dispuestos a pagar un mayor precio por lo que se les ofrece y de si habrá suficiente dinero intercambiándose en la economía para poder comprarlo todo a un precio mayor. Lo primero dependerá de las apreciaciones de los consumidores, de lo que quieran en función de sus necesidades y de lo que puedan en función de su poder adquisitivo. Lo segundo de la cantidad de dinero que el Banco de México ponga a circular.

Continuará.