Jueves 3.12.2020 - 04:46

Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

El tuit de Ackerman

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm Arnal
Por:

Cito un tuit de John Ackerman: “No se confundan. La detención de Salvador Cienfuegos es logro de la 4T. Se le informó a López Obrador hace 15 días sobre el caso y permitió que la justicia siguiera su curso. José Antonio Meade o Ricardo Anaya hubieran salido corriendo a avisar y esconder a su cómplice”.

Mucho puede comentarse del tuit de Ackerman, comenzando por la acusación que les hace a Meade y Anaya de ser cómplices de Cienfuegos, complicidad que tiene que probar para no difamar, siguiendo con sus dotes de adivino porque sabe que, de haber sido el caso, Anaya o Meade “hubieran salido corriendo a avisar y esconder a su cómplice”, para terminar con la fantasía de que la detención fue logro de la 4T, ¡no porque Cienfuegos haya sido detenido por el gobierno mexicano, sino porque AMLO “permitió que la justicia siguiera su curso”! Tanto exceso y defecto en tan poco texto.

Pero no es eso lo que quiero destacar del tuit de Ackerman, sino la afirmación de que AMLO, sabiendo del caso desde hacía quince días, ¡algo que el mismo presidente negó en La Mañanera el viernes!, “permitió que la justicia siguiera su curso”, y no en México, ¡sino en Estados Unidos!, país en el cual fue detenido Cienfuegos. El presidente “permitió que la justicia siguiera su curso”, como si de él dependiera, sobre todo en un país con división de poderes, como son Estados Unidos y México (¿?), la impartición de justicia.

Curiosa la concepción que tiene Ackerman, doctor en derecho, de la impartición de justicia y del papel del presidente. ¿Se dará cuenta lo que implica afirmar que AMLO “permitió que la justicia siguiera su curso”? Que se haga justicia, ¿depende del presidente? Y si en determinados casos, por no convenirle que la justicia siga su curso, el presidente no lo permite, ¿de qué tipo de Estado se trataría? ¿De Derecho? ¿De chueco?

¿Insinúa Ackerman, o de plano afirma, que en los casos en los que no le conviene que se haga justicia el presidente puede impedir que la misma siga su curso? ¿Está reconociendo Ackerman el hecho de que, gracias al poder que se está concentrando en las manos del presidente, éste puede, si le conviene, impedir que la justicia siga su curso, prohibir que se haga justicia, convertir al Estado de Derecho en Estado de chueco, introduciendo la inseguridad jurídica, una de las peores inseguridades que puede haber?

Lo que es un hecho es que el deteriorado Estado de Derecho que heredamos de gobiernos anteriores sigue deteriorándose porque, y casos hay más de uno, el presidente, directa o indirectamente (por medio de las consultas populares), ha impedido que la justicia siga su curso. ¿Ejemplo? El caso de Pío López Obrador. Al final de cuentas Ackerman tiene razón.