Avatar del Arturo Vieyra

Arturo Vieyra

Exportaciones: buenos resultados

BRÚJULA ECONÓMICA

Arturo Vieyra Fernández
Arturo Vieyra
Por:
  • Arturo Vieyra

Una de las mayores ventajas de la economía mexicana es su grado muy alto de apertura hacia el exterior; esto es, su interacción comercial con el resto del mundo, el flujo de importaciones y exportaciones es significativo, equivalente al 70% del PIB. México es de los países que más tratados comerciales tiene con otras naciones, a fin de facilitar una integración favorable a la economía mundial, fortaleciendo el crecimiento económico. En particular, el T-MEC (antes TLCAN) ha sido un apoyo fundamental al incremento de la competitividad en varios sectores y regiones de la economía.

Si bien el sector externo fue un canal de transmisión muy importante de la crisis mundial que agudizó la recesión en México a través de la parálisis productiva, particularmente de Estados Unidos, también ha sido el elemento dinamizador más importante desde el segundo semestre del año pasado.

El estrecho vínculo comercial que existe entre México y nuestro vecino del norte ha implicado que nuestras exportaciones, especialmente las manufactureras, hacia ese país respondan de manera directa a la rápida reactivación de su mercado.

La recuperación de la actividad exportadora mexicana hacia EU es generalizada en todos los sectores, buena parte del mejor desempeño se ubica en el sector manufacturero que, a pesar de la crisis de abasto de insumos electrónicos en la industria automotriz terminal a principios del año, las exportaciones han logrado una expansión considerable alcanzando los niveles previos a la crisis —el monto de exportaciones automotrices en abril es igual que en el mismo mes de 2019.

Asimismo, el segmento exportador de manufacturas no automotriz muestra un desempeño muy favorable superando los niveles precrisis en 6.4%. Sectores como el de eléctricos y electrónicos y textil, que sufrieron grandes daños el año pasado reduciendo a la mitad sus envíos, ahora ya han repuntado de forma sorprendente, a pesar de la férrea competencia que enfrentan con las exportaciones chinas en EU.

Es en este punto, donde a partir de la crisis se abrieron oportunidades para los exportadores mexicanos que, con excepción de la industria automotriz terminal, la similitud de exportaciones entre México y China hacia EU es muy grande.

La experiencia de la crisis y su recuperación han puesto al descubierto enormes ventajas de la economía mexicana. Con la apertura gradual de las cadenas productivas, la proveeduría de productos mexicanos en los sectores esenciales hacia EU ha mostrado mayor eficiencia que la de otros países. La fricción comercial entre EU y China y la visión estratégica de relocalización de las cadenas de valor desde Asia hacia América del Norte en el marco del T-MEC, abre enormes posibilidades para una mayor inversión en México para lograr fortalecer los vínculos productivos y comerciales. Ello redundará necesariamente en una mayor competitividad de las empresas mexicanas con la atracción de tecnología de punta.

En paralelo, también debe mencionarse la recuperación de las exportaciones petroleras que, si bien su monto en abril fue más del doble que el del mismo mes del año pasado, todavía no recuperan sus niveles previos a la crisis, a pesar del pronunciado repunte en el precio del petróleo. Este año los envíos petroleros serán fuente de ingresos fiscales y de divisas.