Sábado 5.12.2020 - 11:53

Avatar del Arturo Vieyra

Arturo Vieyra

Pronósticos y realidades

BRÚJULA ECONÓMICA

Arturo Vieyra Fernández
Arturo Vieyra
Por:

En este año, como en ningún otro, los pronósticos económicos han estado sujetos a constantes cambios por parte de los analistas. La enorme incertidumbre desatada por la pandemia y la consiguiente parálisis de la actividad económica han generado persistentes revisiones sobre el posible desempeño económico de México y el mundo.

Así, antes de la pandemia se estimaba que la economía mexicana podría alcanzar en este 2020 un modesto crecimiento de 1.0%, después de varios meses, el pronóstico se ha ido desbaratando progresivamente hasta alcanzar una dramática estimación de una caída de -10%. Este proceso de ajuste vino de la mano con la expansión de la epidemia a nivel mundial. No había forma de modelar, de medir, los impactos de manera certera.

Posteriormente, ya en el segundo semestre y con información económica relevante, la evidencia del impacto se ha hecho más precisa, el confinamiento de las familias, el cierre de grandes sectores productivos y millones de personas fuera del mercado de trabajo llevaron a una caída del producto de 10% en la primera parte del año. A la par, se estabilizaron por algunas semanas las estimaciones sobre la debacle económica para este año en alrededor de -10%.

A partir de las cifras de junio, las evidencias de reactivación fueron más claras tanto a nivel global como nacional; sin embargo, la velocidad de la recuperación sigue siendo una importante incógnita. El abecedario de la recuperación es variado entre los analistas, si es una V, o una U o una L o una W, todo ello sigue denotando una fatal incertidumbre sobre la pandemia y su impacto sobre la duración y magnitud económica.

Afortunadamente, las cifras sobre el desempeño económico reciente confirman, en primer lugar, que el fondo de la crisis estuvo en el bimestre abril-mayo, después del cual, el crecimiento económico es mucho más evidente, pero a la vez insuficiente. Incluso recientemente, ya algunas encuestas como la de Banxico y la de Citibanamex comienzan a registrar ajustes marginales al alza sobre las expectativas de crecimiento. En adición, el FMI ajustó al alza su pronóstico del PIB para México hasta -9.0% desde -10.5%. Ello no significa que el pronóstico tome camino de regreso. Como ya hemos mencionado en este espacio, la crisis este año será profunda y de consecuencias importantes y tomará varios años recobrar lo perdido.

No cabe duda de que en este año los pronosticadores económicos hemos estado sujetos a un gran cuestionamiento, más allá de los enormes problemas que implica la crisis, la labor del pronóstico resultó a todas luces insuficiente.

Para nuestra desventura, la incertidumbre no ha terminado, la economía mundial se recupera, pero es imposible descartar un nuevo descalabro económico derivado de un repunte de la pandemia, en el caso de México el riesgo es prácticamente igual o mayor. La solución al problema de salud no se verá con claridad hasta el segundo trimestre del año próximo —si la vacuna llega a buen término a finales de este 2020—. Aunque los pronósticos ya apuntalan una recuperación para la economía mexicana en el 2021 de al menos 3% de crecimiento, los riesgos siguen siendo mayores.