Jueves 1.10.2020 - 06:37

Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

China vs. EU

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:

Ni la pandemia por Covid-19 ha logrado disminuir la tensión mundial por las diferencias entre Estados Unidos y China. Ahora, Hong Kong se ha convertido en el último campo de batalla.

La tensión se acrecentó luego de que hace unas semanas, China aprobara una polémica ley de seguridad nacional para Hong Kong, la cual, según opositores, busca limitar a la oposición y socavar la autonomía del territorio autónomo. La ley se promulgó un año después de que empezaran las protestas prodemocracia en Hong Kong.

En respuesta, el presidente Trump firmó una orden para suspender el trato preferencial económico a la antigua colonia británica y así impactar en los intereses de China.

El Departamento del Tesoro impuso sanciones económicas contra Carrie Lam, jefa de Gobierno de Hong Kong, y contra otros diez altos funcionarios, entre ellos el titular de la Policía, por "socavar la autonomía" de la ciudad y "restringir la libertad de expresión y reunión de sus residentes".

Las autoridades de la Casa Blanca acusaron a Lam de ser "directamente responsable de implementar las políticas de Pekín de supresión de las libertades y procesos democráticos".

Washington argumentó que China intentaba minar los procesos democráticos, en referencia a la descalificación de candidatos prodemocracia y al aplazamiento de las elecciones legislativas previstas para el 6 de septiembre, en las que todo indicaba que la oposición obtendría uno de sus mejores resultados de su historia; sin embargo, fueron pospuestas un año ante la supuesta falta de seguridad a causa de la pandemia.

Además, el Congreso aprobó nuevas sanciones para funcionarios chinos involucrados en la represión de las protestas en Hong Kong, mientras que el secretario de Estado, Mike Pompeo, también anunció restricciones de visas para funcionarios chinos involucrados en "socavar el alto grado de autonomía de Hong Kong", lo que llevó a Pekín a amenazar con represalias contra los funcionarios estadounidenses.

Y la advertencia se materializó este lunes, cuando Pekín anunció sanciones contra 11 representantes políticos y de ONG estadounidenses, entre ellos, los senadores republicanos Marco Rubio y Ted Cruz.

Pero no eran las primeras sanciones para los legisladores; a mediados de julio, Pekín también tomó medidas de este tipo contra Cruz y Rubio y otros altos funcionarios estadounidenses, al prohibirles la entrada al país después de que Washington hiciera lo propio con tres dirigentes del Partido Comunista de China por su supuesta implicación en los abusos contra los uigures en la región de Xinjiang.

Pero no fue la única medida del gobierno chino; en otra acción contra el movimiento de protesta de Hong Kong, la policía detuvo el lunes a Jimmy Lai, fundador de Apple Daily, el principal diario prodemocracia del territorio autónomo.

El empresario fue acusado de “conspiración con fuerzas extranjeras, la expresión de palabras sediciosas y fraude”; los dos primeros tipos legales reconocidos por la reciente Ley de Seguridad Nacional, impuesta desde Pekín.

Tras los hechos, Mike Pompeo señaló que estaba “profundamente preocupado” por la detención de Jimmy Lai como parte de las acciones para imponer la nueva ley de seguridad de Hong Kong: “Una prueba más de que el Partido Comunista Chino ha destruido las libertades de Hong Kong y ha erosionado los derechos de su pueblo”, escribió en su cuenta de Twitter.

Pero la crisis entre Estados Unidos y China aumenta día tras día con cada uno de los movimientos políticos que dan ambas naciones, y es que la visita del secretario de Salud estadounidense, Alex Azar, a Taiwán, fue vista como todo un desafío a China.

Hay que recordar que, aunque Taiwán es un país independiente de facto, sólo lo reconocen 15 Estados del mundo.

Tensión en aumento

Partidarios pro-China protestan a las afueras de la embajada de EU en Hong Kong, el sábado pasado, con una caricatura del presidente Trump luego de que Washington impuso sanciones a funcionarios de ese país cuando las acusaciones mutuas van en aumento.Foto: AP

Washington cambió sus relaciones diplomáticas por China continental en 1979, y desde entonces, y debido a la “política de una sola China” que exige Pekín, ningún miembro del Gobierno estadounidense había viajado a Taiwán.

Pero Estados Unidos justificó la visita debido a que Taiwán es uno de los países que mejor ha luchado contra el Covid-19. Es por eso por lo que Azar firmará un memorándum de cooperación con el Gobierno en materia de sanidad.

Así, mientras Trump critica fuertemente a China por supuestamente ocultar la epidemia y falsear los datos, su secretario de Salud alaba a Taiwán “como un modelo de transparencia y cooperación en salud global”.

La acción estadounidense fue tomada como una afrenta y el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, advirtió que “el asunto del Estrecho de Taiwán es el más sensible al que se enfrentan las relaciones entre Estados Unidos y China. Esperamos que Estados Unidos detenga los intercambios oficiales entre los dos lados para evitar dañar las relaciones con China y mantener la estabilidad”.

A decir de expertos, Trump tomará a Taiwán como un factor en su conflicto contra China, por lo menos hasta las elecciones de noviembre, entre otras cosas, para desviar la atención sobre su gestión de la pandemia.

Hay que recordar que Estados Unidos acusó a dos hackers chinos de intentar robar datos sobre una vacuna contra coronavirus y presentó cargos contra dos piratas informáticos.

Por lo pronto, el director del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad, William Evanina, informó al Congreso: "Evaluamos que China prefiere que el presidente Trump, a quien Beijing ve como impredecible, no gane la reelección… China ha estado expandiendo sus esfuerzos de influencia, antes de noviembre de 2020, para delinear el ambiente político en Estados Unidos, presionando a figuras políticas que considera opuestas a los intereses de China, y desviando y contrarrestando las críticas hacia China”.

El alto funcionario de inteligencia que monitorea las amenazas a la elección, no dio detalles sobre la interferencia externa.

Asimismo, apuntó que los informes señalan que Rusia está empleando una gama de medidas para denigrar al exvicepresidente Joe Biden, a quien ve como "'aparato' antirruso".

Y mientras Trump asegura que el gobierno chino está haciendo espionaje, el verdadero riesgo es que muchos países, como México, queden en medio de esa batalla.

Y es que ambos son socios comerciales nuestros y, si la tensión aumenta, seguramente será una disyuntiva en la que México tendrá que optar por Estados Unidos, por la cercanía y el trabajo conjunto que se hace entre México y nuestro principal socio comercial. Aunque China también tiene una importancia muy relevante en el comercio con México.