Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

La distribución de las vacunas

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:
  • Bibiana Belsasso

El pasado viernes, apenas con unas horas de diferencia, las autoridades sanitarias de Estados Unidos y México aprobaron el uso de la vacuna de Pfizer/BioNTech contra la Covid-19; lamentablemente, hablamos de dos realidades distintas.

Mientras en Estados Unidos una parte muy importante de la distribución lo están haciendo empresas particulares como Walmart y las farmacias de CVS o Wallgreens, aquí en México, si se llegan a tener las vacunas, el gran desafío será cómo se distribuyen.

Según expertos, para lograr la inmunidad colectiva, es decir, de un retorno a la normalidad, se necesitaría que entre el 75 y el 80 por ciento de la población estadounidense esté vacunada, lo cual no ocurrirá antes de “mayo o junio”, según Moncef Slaoui, asesor científico de la operación gubernamental de vacunación en Estados Unidos.

La forma en que se manipula la vacuna es muy importante, se tiene que manejar en unos refrigeradores especiales que la ultracongelan. De no hacerse así, se echan a perder.

Entonces no sólo es tener la vacuna, sino los refrigeradores para transportarla, las jeringas y agujas.

No son refrigeradores caros, cuestan unos 150 mil pesos, y son pequeños, ahí caben miles de dosis, pero en México todavía no se cuenta con la infraestructura que se necesita.

En Estados Unidos, el domingo por la mañana, se dio el banderazo a la distribución de los fármacos a 50 estados de la Unión Americana. Los primeros camiones con 184 mil 275 vacunas partieron de las instalaciones de Pfizer en Michigan.

Más tarde partieron otros 3 mil 900 y el lunes salieron otras 400 cajas empaquetadas con aproximadamente 390 mil dosis.

Es así como Estados Unidos puso en marcha la Operación Warp Speed, iniciativa para distribuir las primeras 2.9 millones de dosis. “Las vacunas serán trasladadas desde la fábrica de Pfizer a los centros logísticos de UPS y FedEx para su envío a 636 localizaciones de todo el país”, explicó el responsable de la operación, el general Gus Perna.

Pfizer estima que 20 aviones transportarán diariamente sus vacunas hacia poblaciones de todo el país, incluyendo la tribu nativa de los Navajos, que ha sido duramente golpeada por la pandemia.

Y es que se hará vía aérea para contar con mayor seguridad. Ya hace unos días, interpol anunció que el crimen organizado podría tomar ventaja de la pandemia.

La vacuna de Pfizer/BioNTech, de la cual el Gobierno estadounidense compró 100 millones de dosis, tiene una eficacia del 95 por ciento.

Ante este despliegue sin precedentes, la cadena Walmart tiene listos sus más de 5 mil establecimientos para suministrar la vacuna de Pfizer.

Reto sin precedentes

Personal de Pfizer/BioNTech guardan cajas con la vacuna desarrollada por ese laboratorio para su producción, en imagen de archivo.Foto: AP

Desde el pasado jueves, la cadena anunció que contaba con un servicio de farmacia y que estaba equipado de congeladores y con hielo seco para poder almacenar las vacunas en las condiciones adecuadas. Y es que la firma cuenta con personal sanitario que ya administra millones de dosis de otras vacunas.

Pero no sólo es Walmart, también las cadenas de farmacias CVS, como Walgreens, han llegado a acuerdos con el Gobierno de Estados Unidos para administrar la vacuna.

Las farmacias tienen miles de trabajadores listos para establecer clínicas móviles dentro de hogares de ancianos e instalaciones de atención en todo el país.

Ambas cadenas nacionales tienen experiencia en la aplicación de vacunas contra la influenza a decenas de millones de ciudadanos cada año.

Walgreens comenzó la distribución de las vacunas de inmediato, pero aquellos con menor riesgo tendrán que esperar hasta después del festejo de Año Nuevo para una distribución más generalizada.

Tanto Walgreens como CVS cumplieron con sus objetivos de contratación, y cada uno agregó 10 mil o más trabajadores de farmacia en sus establecimientos para ayudar con las vacunas.

El despliegue sin precedentes refleja la urgencia del país en donde ya han muerto casi 300 mil personas.

En México estamos llegando a los 115 mil muertos con una población de un tercio de la que tiene Estados Unidos. Per cápita, el número de muertos en México es mucho más alto.

Y mientras México se convierte en el primer país de Latinoamérica en aprobar la vacuna de la farmacéutica Pfizer/BioNTech, para poder iniciar la inmunización, la distribución de las dosis será uno de los más graves problemas en nuestro país.

Será con la ayuda del Ejército como el Gobierno federal distribuirá las primeras 250 mil dosis que lleguen al país.

Según previsiones de las autoridades de la Secretaría de Salud, se podrá vacunar antes de que termine diciembre a 2.6 millones de mexicanos.

Lo cierto es que, hasta el fin de semana, las autoridades no habían detallado cómo resolverán los requerimientos de un costoso sistema de congelación que necesitan los suministros para conservarse, aunque han mencionado que tendrán el apoyo de la farmacéutica y el Ejército.

Y mientras México hace contratos para asegurar que llegue la vacuna a nuestro país, el gran desafío seguirá siendo la distribución de las mismas.