Martes 24.11.2020 - 14:38

Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

Drogas: nuevas técnicas para engañar a los padres

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:

Cada día aumenta el consumo de drogas en los jóvenes y también cada día estos chavos encuentran nuevas técnicas para no ser descubiertos.

No sólo se esconden de los padres, sino también de los alcoholímetros, y por eso utilizan un nuevo método para poderlo hacer que aparentemente no deja rastro, pero puede llegar a ser infinitamente mucho más peligroso.

Las distintas drogas las pueden utilizar desde en gotas por los ojos, o por medio de un tampax.

Este método se conoce como  slimming, tampón de vodka, tampvodka o tampax on the rocks.

La práctica de utilizarlo con vodka u otras bebidas alcohólicas no es nueva, pero ahora algunos mezclan el alcohol con distintas drogas, como por ejemplo, PCP.

El PCP o fenciclidina es un polvo blanco cristalino que es soluble en agua o alcohol. Tiene un sabor amargo distintivo. Puede ser encapsulado o coloreado.

Se le conoce como Angel Dust, Polvo de Ángel o PCP.

La forma de consumirlo puede ser ingestando tabletas, bebido, o fumado con mariguana, o por medio de tampones.

Y además, lo utilizan por medio de gotas para los ojos.

Es muy preocupante que utilicen el tampax con PCP u otras drogas y alcohol.

¿Por qué lo hacen de esa forma? Porque antes era fácil detectar el consumo de algunas substancias por el olor o porque se dilataban las pupilas, y de esta forma es mucho más difícil de detectar.

Esta práctica consiste en impregnar un tampón en alcohol de alta graduación (un tampón bien mojado puede contener medio caballito), normalmente vodka o whisky (que alcanzan aproximadamente los 40° de alcohol), e introducirlo por la vagina o el ano. A este alcohol le agregan drogas, como cocaína, PCP o metanfetaminas.

Estas zonas del cuerpo son altamente vascularizadas, y las substancias se absorben rápidamente por la sangre sin metabolizarse en el hígado.

Ésta es una práctica que se ha utilizado hace ya unos años en países como Estados Unidos, Inglaterra, España y Alemania. Recientemente se puso de moda en México.

El mayor riesgo

La moda de utilizar tampones impregnados con alcohol y/o drogas, o introducir la bebida directo a los ojos, puede ocasionar grandes daños en la salud de los jóvenes.Foto: Especial

En la Ciudad de México y el Estado de México se han registrado grados muy altos de intoxicación. Los primeros casos se reportaron en el 2014, pero cada día aumentan los casos.

Las infecciones o problemas en las vías genitales son frecuentes porque el alcohol destruye la flora vaginal, y produce abrasamiento en la zona, que puede traer como consecuencias relaciones sexuales dolorosas e infecciones.

Algunas de las consecuencias potencialmente mortales que puede traer esta práctica son la muerte celular en la zona lastimada, trombosis profunda, laceraciones, necrosis, y sepsis, complicaciones que comienzan a sentirse desde el primer momento, así como sangrado.

Pero también han llegado jóvenes intoxicados por consumir alcohol y drogas por los ojos, en otra práctica llamada eyeballying (emborracharse por los ojos).

El eyeballying consiste en introducir el alcohol directo en la córnea vaciándolo directamente sobre los ojos, nuevamente evitando el filtro hepático, con consecuencias para la salud como conjuntivitis, en el mejor de los casos, hasta lesiones de córnea imborrables que conduzcan, incluso, a la ceguera.

Otra práctica entre los jóvenes es conocida como los oxy-shots, y consiste en inhalar alcohol a través de dispositivos de nebulización, como los que usan los asmáticos. El alcohol se convierte en gas con ayuda del oxígeno, por lo que los jóvenes inhalan el vapor que llega hasta los pulmones y de ahí a la sangre sin pasar por el hígado. Este método puede dañar el sistema nervioso, además de que podría acarrear patologías pulmonares graves.

Muchos jóvenes quieren experimentar experiencias nuevas y por eso están consumiendo alcohol y drogas.

Según un estudio realizado por el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, el 53 por ciento de los jóvenes de secundaria y preparatoria que consumen bebidas alcohólicas lo hacen por curiosidad.

Utilizando estas prácticas que hoy están de moda, los jóvenes piensan que no corren ningún riesgo. Es importantísimo platicar con nuestros hijos, para que sepan la gravedad de emborracharse, ya sea vía rectal,  vaginal o bien, por los ojos.

Las consecuencias son mortales.

Otra droga que puede ser mortal desde la primera vez que se prueba es el fentanilo. Y es que pasarse de la dosis que provoca la muerte es muy fácil. Imagínese usted: los narcotraficantes hacen las pastillas de fentanilo, primero prueban las dosis en indigentes que viven en la calle, si se mueren le bajan la dosis a las pastillas que están haciendo.

El fentanilo es un narcótico que se puede usar como anestésico y analgésico. Algunos enfermos de cáncer y con dolor crónico pueden utilizar este opiáceo para tratar los dolores asociados a la enfermedad. Como medicamento tiene un efecto similar a la morfina, y debe ser consumido siempre bajo prescripción médica.

A diferencia del fármaco, la droga elaborada en laboratorios clandestinos se mezcla con heroína y resulta extremadamente peligrosa, siendo la causante de más muertes y sobredosis accidentales. Una de sus características es que su efecto es potente e inmediato, por lo que resulta excesivamente adictivo.

Este opiáceo acabó con la vida del cantante Prince en abril de 2016, pero no es el único: a esta droga se le achaca la muerte también de Tom Petty o el rapero Lil Peep.

La mayoría del fentanilo que se produce en México es exportado a Estados Unidos, pero seguramente muy pronto tendremos una crisis de consumo también en México. Esta droga es inolora, incolora y muy fácil de transportar.

La cantante Demi Lovato, cuando sufrió una sobredosis que casi le causa la muerte, fue precisamente por el consumo de fentanilo.

Los efectos adversos en el uso de drogas no sólo se limitan a la salud, también conllevan accidentes, suicidio, violencia, ruptura de relaciones, arrestos, ausentismo laboral o de las actividades familiares, ya que los que están bajo el influjo de alguna droga roban con mucha más agresividad.

Muchos de los problemas que tenemos en la sociedad se podrían disminuir si atacamos el consumo de droga.

El proceso con la mayoría de los adictos es largo. Las primeras veces que se experimenta con drogas, aparentemente es muy divertido, se sienten bien y por eso no dejan de consumir. Después son capaces de cualquier cosa con tal de conseguirla.

Generalmente pasa mucho tiempo para que los padres se percaten de que sus hijos son adictos. Para cuando llega ese momento, la crisis ya estalló, seguramente el o la joven ya le robó dinero a sus cercanos, asaltó con violencia, e incluso llegó a matar.

Si nos tardamos en darnos cuenta de que están consumiendo nuestros hijos, es mucho más complicado de tratar el problema.

¿Cómo darnos cuenta como padres?

Conviviendo con los hijos es la única manera de identificar un cambio en su comportamiento, y si esto pasa, hacerles un antidoping, que es una prueba para detectar consumo de drogas o alcohol.