Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

Los mexicanos apestamos

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:

México es visto ante el mundo como ejemplo de lo que no se debe hacer durante una pandemia. Nadie nos quiere en su país y cada día nos imponen más medidas de control para poder viajar.

Por ahora, varios países han ya cancelado vuelos a y desde México, los últimos en anunciarlo fueron Canadá, Cuba y Argentina. Se nos está solicitando prueba PCR para ingresar a Estados Unidos, Guatemala y muchos otros países. Otros, si vienes de México, exigen una cuarentena.

El pasado viernes, el gobierno canadiense declaró la suspensión de todos los vuelos a México hasta el 30 de abril, así como la exigencia de una prueba negativa de Covid-19 para quienes arriben a esa nación.

Tan sólo por esta acción se estima que nuestro país pierda 782 millones de dólares (15 mil 640 millones de pesos) y se genere una disminución de hasta 791 mil turistas provenientes de ese país, según el titular de la Secretaría de Turismo, Miguel Torruco.

El mismo Torruco ha solicitado que el turismo sea visto como actividad esencial, para que no se pierdan los millones de dólares que recauda ese sector y del cual viven miles de familias en el país.

Hay que recordar que después de Estados Unidos, Canadá es el principal mercado de turistas para México; es por eso que para el Centro de Investigación y Competitividad Turística Anáhuac (Cicotur), nuestro país podría perder, entre enero y abril, más de mil millones de dólares por las restricciones de viaje del gobierno canadiense.

Desde el pasado 26 de enero, todos los pasajeros que quieran entrar a Estados Unidos por vía aérea, deben presentar una prueba PCR negativa o un test de antígenos; además deberán permanecer en cuarentena.

Además, funcionarios del CBP (Aduanas y Protección Fronteriza) señalan que la restricción de cruce para viajeros no esenciales (vía terrestre) permanecerá vigente hasta junio, ya que existe el temor de que el sistema de salud pudiera llegar a colapsar en la frontera sur del país vecino.

Y es que desde la llegada del presidente Joe Biden, la administración estadounidense se ha tomado muy en serio la pandemia. En estos primeros 100 días de gobierno, vacunarán a 100 millones de personas, invirtiendo 1.9 millones de dólares para enfrentar la pandemia y brindar apoyo temporal a la economía estadounidense.

En México, la estrategia de vacunación es un desastre; no hay para cuándo se pueda empezar a aplicar vacunas de forma masiva. Platiqué con el Dr. Francisco Moreno, en una conversación que mañana vamos a publicar en este espacio, y me dijo que si en México no se toma en serio la vacunación y el 70 por ciento de la población se inmuniza, el riesgo latente de variantes del virus, que escapen a la inmunidad, nos puede regresar al principio de la pandemia, pero con miles de contagios más.

Esto se refiere a que no solamente se perjudica a México y a los mexicanos con una fallida estrategia de vacunación, sino al mundo entero, al estar en riesgo de que nuevas cepas salgan de nuestro país. Y eso lo saben las autoridades sanitarias de muchos países del mundo.

No sólo Canadá y Estados Unidos han puesto restricciones a los viajeros mexicanos; desde el 15 de enero es obligatorio presentar una prueba negativa de Covid-19 para viajar desde México hacia Reino Unido, y desde el 1 de febrero, es el mismo caso para España.

Aislados

Así lució ayer el Aeropuerto Internacional de Toluca, el cual disminuyó 67% sus vuelos y se quedó sin salidas internacionales.Foto: Cuartoscuro

Mientras que Francia cerró sus fronteras a todos los países que no pertenecen a la Unión Europea.

Estas restricciones golpean fuertemente a México, ya que Estados Unidos, Canadá, España, Reino Unido y Francia representan 84% del total de extranjeros que visitan tierras aztecas.

Cuba también se sumó a las naciones que prohibieron la entrada a mexicanos. A partir del 6 de febrero, los vuelos a la isla procedentes de México, Estados Unidos, Panamá, República Dominicana, Colombia y Bahamas serán restringidos a un vuelo quincenal.

Mientras que Guatemala reforzó la seguridad sanitaria en la frontera con nuestro país. Ahora, las personas que quieran ingresar a Guatemala desde México son entrevistadas y revisadas por policías y brigadas de salud.

En las oficinas de migración, autoridades guatemaltecas piden una prueba Covid-19 negativa para extender los permisos para ingresar al país centroamericano.

Hoy corremos el riesgo real de que a los mexicanos nos aíslen del mundo y que en otros países no dejen viajar a sus ciudadanos a nuestro país.

Lo estamos viendo. Por un lado, está el ranking de resiliencia de Bloomberg, que por tercer mes consecutivo coloca a nuestra nación con la peor calificación por tener los mayores índices de mortalidad y positividad en las pruebas de Covid-19.

La evaluación de Bloomberg considera indicadores como la tasa de casos, porcentaje de positividad de pruebas, muertes por millón de personas, porcentaje de acceso a las vacunas y dosis de vacunas aplicadas.

Es así como México obtuvo una calificación de 30.8%, por tener el mayor índice de mortalidad de los 53 países evaluados y el mayor índice de positividad en las pruebas.

Por otro lado, está el ranking del Instituto Lowy de Sidney, Australia, el cual coloca a México como uno de los dos países que peor han manejado la pandemia en el mundo.

La medición ubica a nuestra nación en el puesto 97 de una lista compuesta por 98 países, sólo superada por Brasil.

Este índice analiza la respuesta de los gobiernos en las 36 semanas siguientes a su centésimo caso confirmado del virus. Los seis indicadores que utiliza son: casos confirmados, muertes confirmadas, casos confirmados por millón de personas, muertes confirmadas por millón de personas, casos confirmados como proporción de pruebas y pruebas por cada mil personas.

A esto se suma el golpe de realidad, luego de que el Inegi documentara 108 mil 658 muertes por Covid-19 en los primeros ocho meses de 2020; cifra 55% mayor a las 69 mil 849 defunciones reconocidas por la Secretaría de Salud.

A esta situación hay que agregarle que la saturación hospitalaria es de casi 90% en el Valle de México.

Y si sumamos todo esto, ahora entendemos por qué varios países le han cerrado sus fronteras a México.