Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

México en llamas

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:
  • Bibiana Belsasso

México está en llamas. Están los incendios políticos, que el retiro de la candidatura de Morón en Michoacán y de Salgado en Guerrero, decenas de otras candidaturas retiradas por no cumplir con la ley; la falta de vacunas y medicamentos; la ampliación del mandato para el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; miles de muertos por Covid y por la violencia que vivimos cotidianamente en el país.

Éstos son los incendios que han acaparado la atención, pero a los otros fuegos, esos que acaban con miles de hectáreas de bosques todos los años, poca atención se les ha brindado.

Hectáreas de bosques que se hubieran podido salvar, pero para lo cual se le quitó gran parte de su presupuesto.

Desde hace semanas, el Parque Nacional El Tepozteco, una zona natural protegida, ya rebasó las 300 hectáreas afectadas, así como daños a cientos de especies de flora y fauna.

El estado también reporta incendios forestales en los Altos de Morelos; por ello, las autoridades han hecho un llamado para evitar la quema de pastizales.

Tardaron días en poder enviar helicópteros especiales para sofocar el fuego.

En Michoacán, cientos de personas ayudan en las labores de rescate. La entidad se ha convertido en la tercera con el mayor número de incendios activos, por ello, el gobernador Silvano Aureoles decretó este lunes “contingencia ambiental”, pues se reportan 400 siniestros en Morelia, Tangancícuaro, Huetamo, Erongarícuaro, Ciudad Hidalgo, Los Reyes y Purépero.

La Comisión Nacional Forestal (Conafor) es la encargada de proteger los bosques de México. De acuerdo con su reporte, este 2021 los incendios forestales se incrementaron 97 por ciento con respecto al año pasado. Del 1 de enero al 15 de abril reportó 3 mil 735 casos en 29 estados. De ellos, 96 están activos y 10 suceden o sucedieron en reservas naturales protegidas, como la Reserva de la Biosfera Isla de Guadalupe, el Parque Nacional Cumbres de Monterrey, las Reservas de la Biosfera de la Sierra de Manantlán y de la Mariposa Monarca.

Las entidades federativas con mayor número de incendios son: Estado de México, Ciudad de México, Michoacán, Puebla, Tlaxcala, Chihuahua, Chiapas, Morelos, Veracruz y Jalisco, en conjunto representan el 85 por ciento del total nacional.

Pero los estados con mayor superficie afectada son: Nuevo León, Chihuahua, Oaxaca, Chiapas, Estado de México, Guerrero, Durango, Michoacán, Puebla y Zacatecas, que representan 73 por ciento.

Autoridades de la Conafor indican que el aumento de incendios con respecto a otros años se debe a la condición de sequía atípica que hay, la cual es similar a 2011 y 2017, cuando hubo más de 4 mil incendios en los primeros cuatro meses del año.

Pero también al retiro de gran parte del presupuesto para tener personal y equipo para sofocar los incendios en los bosques, pero también para resguardar estos espacios.

Aumenta afectación

La Conafor reportó que hasta ayer sumaban 74 incendios forestales activos en 16 estados, 27 menos que los 101 de la semana anterior. Añadió que se tiene una superficie afectada de 43 mil 079 hectáreas.Foto: Cuartoscuro

Existe otro fenómeno: en algunos casos los incendios son provocados. En el caso de Tepoztlán, algunos se debieron a que pobladores disputan tierras y, en su afán de evitar que se las quiten o que las sigan teniendo las personas con las que libran una disputa, prefieren quemar las tierras.

Sumado a ello, están los fuegos provocados por los grupos criminales, quienes buscan quedarse con las hectáreas u obligan a los campesinos a cambiar el rumbo de sus cultivos, por ejemplo, los relacionados a los de agave y los de aguacate, ya que son algunos de los productos de mayor demanda a nivel internacional y los que generan jugosas ganancias a los grupos criminales.

También hay zonas protegidas en las cuales se provocan los incendios para poder vender las tierras y construir vivienda.

Pero hoy, apagar los fuegos y cuidar que no se hagan, es prácticamente imposible. Los brigadistas trabajan con lo mínimo y no se dan abasto. Son contadas las personas que sufren alguna sanción o están detenidas por provocar incendios.

De acuerdo con la Cuenta Pública y al Presupuesto de Egresos de la Federación, la Conafor ha tenido una reducción presupuestal desde 2015, pero ha sido de mayor relevancia desde 2018, cuando se destinó 4 mil 441 millones de pesos.

Para el siguiente año, el presupuesto fue de tres mil un millón. En 2020 se destinaron 2 mil 524 millones, y este año cuenta con 2 mil 300 millones de pesos.

Actualmente, el organismo no ha podido contratar equipo aéreo, el cual debe ser utilizado para combatir los incendios y transportar al personal, pues con helicópteros el organismo puede reducir tiempos y evitar que los brigadistas y voluntarios caminen entre cuatro o cinco horas. También sirve para llevar insumos, como equipo y herramientas.

Para cubrir el déficit, la Conafor se apoya de otras dependencias, como la Secretaría de Marina y la Guardia Nacional, quienes prestan helicópteros, pero esas aeronaves están haciendo otras labores y no siempre están disponibles.

Además, por su política de austeridad, el Presidente eliminó el año pasado el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), una bolsa de emergencia a la que los gobiernos locales podían acceder para resarcir daños.

Hoy, programas como Sembrando Vida tienen recursos destinados por más de 28 millones de pesos para este año, es decir, 14 veces más que lo entregado a la Conafor.

Antes de sembrar tenemos que cuidar los bosques que tenemos y que han tardado décadas en poderse formar.

Ya en 2019 observamos las repercusiones ante los recortes presupuestales, pues cientos de brigadistas fueron recortados y se priorizó los trabajos de voluntarios, quienes no contaban con la misma experiencia.

Actualmente, todavía no concluye la temporada de incendios forestales. En febrero pasado, la Comisión Nacional Forestal advirtió que, para este año, se espera una temporada crítica en incendios forestales.

Hay que estar preparados porque, sin duda, esta temporada de incendios forestales, de las más agresivas en los últimos años, todavía no termina, y seguirá causando daños irreversibles.