Jueves 22.10.2020 - 06:33

Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

Plantones, 14 años después

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:

Han pasado 14 años de que el Paseo de la Reforma y el Zócalo capitalino fueron tomados por el hoy Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. Decenas de carpas fueron instaladas y permanecieron ahí casi 2 meses.

Fue el 30 de julio de 2006, cuando después de su derrota electoral frente al expresidente Felipe Calderón Hinojosa, pidió a sus seguidores, durante una manifestación, que se instalara una “asamblea permanente” hasta que se contara “voto por voto” para tener una certeza en la legalidad de la elección.

Ese mismo día, los seguidores de López Obrador instalaron un plantón en Paseo de la Reforma. Tan sólo 16 días después ya se reportaban pérdidas por 3 mil millones de pesos para varios comercios, hoteles y restaurantes, así como el despido de más de 800 empleados registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Los inconformes estuvieron en el lugar 48 días. En mayo de 2013, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ratificó la sentencia de un Tribunal Colegiado que obligaba al PRD a pagar 25 millones 134 mil 634 pesos para pagar facturas de gastos de insumos y logística por el bloqueo de 2006 en el entonces Distrito Federal.

En ese momento, en los distintos espacios informativos en donde trabajaba, condenaba esta acción. Es verdad, todos tenemos, según la Constitución, el derecho a manifestarnos, pero no creo que debamos afectar a terceros con estas manifestaciones.

Ahora, utilizando las mismas prácticas, fue el pasado sábado 19 de septiembre cuando el Frente Nacional Anti-AMLO (Frena) realizaba la séptima movilización en rechazo a las políticas de Andrés Manuel López Obrador.

La marcha iba del Monumento a la Revolución al Zócalo de la Ciudad de México, donde tenían planeado establecer un plantón, pero al llegar al Eje Central policías capitalinos impidieron el paso de los manifestantes.

Fue entonces que los simpatizantes de Frena comenzaron a amar unas 500 casas de campaña sobre Avenida Juárez, desde el Eje Central hasta Bucareli. "Aquí vamos a estar hasta el miércoles Nuevo León y Jalisco… pero ya vienen más en camino de Chiapas y Chihuahua… y así vamos a estar cada cinco días relevándonos", explicó Iván Mendoza, uno de los voceros de Frena.

Amanecer en Reforma

Decenas de integrantes del Frente Nacional Anti-AMLO, que desde el sábado se instalaron en calles del Centro Histórico, esperaban, ayer, el arribo de más contingentes para sumarse a su plantón para pedir la renuncia del Presidente.Foto: Eduardo Cabrera, La Razón

Mientras que Antonio Martín del Campo, otro de los voceros, dijo que planean quedarse por lo menos un mes en su campamento.

Y ahora lo que se está creando con estos movimientos es una polarización aún mayor de los mexicanos.

Fue el domingo cuando simpatizantes de López Obrador llegaron al lugar para agredir verbalmente a los manifestantes y obligarlos a disuadir el plantón.

Un video de estas agresiones fue divulgado a través de redes sociales. El protagonista fue el bloguero Paul Velázquez, el que usa un parche en el ojo derecho en las mañaneras. En la grabación se le escucha llamar “perro” y “pend…” a uno de los integrantes de Frena.

Pero lo que antes era catalogada como una legítima manifestación de la sociedad, ahora, los integrantes de la izquierda mexicana lo ven como una provocación.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente nacional de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, escribió: "Las manifestaciones y el plantón organizados por Frena constituyen una provocación alentada por los grupos económicos más reaccionarios del país. Es un grupo fascista que quiere romper la estabilidad política que hoy vivimos en México".

Ramírez Cuéllar señaló que el movimiento "#Frena es dirigido por un grupo de provocadores y golpistas que maneja una ideología y una política de sabotaje contra el Gobierno del Presidente @lopezobrador".

Por su parte, el primer mandatario pidió a los líderes de Frena quedarse en el plantón para que su protesta no sea efímera: "Que se queden durmiendo ahí los meros meros, los de arriba, los que encabezan ese movimiento, y lo digo con todo respeto, y que se sientan seguros porque nosotros vamos a estarlos cuidando, vamos a tener todo lo que necesiten para que se garanticen sus libertades".

Sin duda lo que el Presidente espera es que este movimiento se vaya diluyendo. El estar en contra de las políticas económicas, sanitarias y de seguridad que ha tomado el Gobierno actual es muy válido; urge una oposición, el tener todo el poder en una sola persona resulta perjudicial para el país. Pero tampoco hay en este momento causas legales para solicitar que renuncie el Ejecutivo federal y él lo sabe.

Pero lo que estamos viendo es que la justicia no es equitativa, y el actual Gobierno no le permite a sus opositores políticos ocupar ciertos espacios, a los suyos sí.

Desde Jojutla, durante la supervisión del Programa Nacional de Reconstrucción por los Sismos de 2017, el Presidente dijo: "Nosotros nos quedamos ahí varias veces, hasta más de un mes, no estoy llamando a que se vayan a acampar todos al Zócalo, nada más que es interesante que ellos vivan este proceso, ya no es la protesta en carros, ahora que ya tomaron la decisión de bajarse de sus carros y protestar y acampar, que se queden ahí, que se queden todos, también los dirigentes, a dormir ahí en las casas de campaña, que no se vayan a ir a los hoteles en la noche y que dejen nada más a la gente ahí".

De acuerdo con el Artículo 9 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: “No se podrá coartar el derecho de asociarse o reunirse pacíficamente con cualquier objeto lícito; pero solamente los ciudadanos de la República podrán hacerlo para tomar parte en los asuntos políticos del país”. Pero aun así las autoridades están conteniendo este movimiento.

Hay que ver qué manifestaciones se van a hacer y cómo. Se tiene que fortalecer la oposición, es valiente lo que se está haciendo en este movimiento de Frena, pero deben estar muy atentos, porque lejos de debilitar al actual Gobierno, lo podrían fortalecer.