Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

La realidad es cabrona

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:
  • Bibiana Belsasso

Puede presentarse en la mañanera Lord Molécula, con un ridículo traje que cuesta miles de pesos, haciendo preguntas lambisconas y entregándole un regalo al Presidente López Obrador.

Les pueden dar un supuesto doctorado a los cinco personajes que aparecen todos los días en las conferencias matutinas. Hugo López-Gatell le puede decir al New York Times que su nota tiene imprecisiones, hablar “del fenómeno de la infodemia”, o nuevamente el Presidente López Obrador puede burlarse de los periodistas que lo confrontan, les ha dicho: “ahora son los científicos de la información”, a quienes lo cuestionan o presentar una caricatura de hace seis meses para mofarse de Joaquín López-Dóriga.

Todas son estrategias planeadas cautelosamente desde la oficina de Comunicación Social de la Presidencia como distractores de la realidad. Pero como decía mi madre, “la realidad es cabrona y no se puede esconder”. Distractores para no hablar de lo que realmente está sucediendo en México y realmente insultando el intelecto de los mexicanos.

Este año ha sido muy complicado; para algunos, en temas de salud, miles perdieron a un familiar; en lo económico, cientos de miles negocios y empresas, que eran el sustento de familias enteras, también se perdieron; la inseguridad, aquellos que sufrieron un asalto, un secuestro, robo a casa-habitación, también se cuentan por miles. Otros perdieron sus hogares por las inundaciones en Tabasco.

Todo en un contexto. Si bien es cierto que algunas de las tragedias fueron provocadas en buena medida por la pandemia, también se ha dado por la incertidumbre que vivimos en México o la falta de planeación.

La polarización que se ha manejado, entre chairos y fifís, ricos y pobres, los incondicionales y los que están en contra, ha generado y puede provocar cada día más violencia, incluso homicidios.

NO estoy diciendo que éstos sean ordenados desde Palacio Nacional, pero sí que algún fanático pueda atentar contra cualquier periodista o persona que no esté de acuerdo con la forma en cómo se maneja el país.

A inicio de este año, nadie se imaginaba lo que sería este 2020 con la pandemia del Covid-19.

Pero ni la emergencia sanitaria pudo con la violencia y altos índices de inseguridad que azotan a nuestro país.

Si bien el 2019 fue el año más violento en la historia de México, con 34 mil 582 homicidios dolosos, el 2020 podría superar esa cifra. De enero a noviembre, según los informes del Gobierno federal, se han contabilizado 31 mil 781 homicidios.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), anualmente, 750 mil personas en México son desplazadas por la violencia del crimen organizado.

En la incertidumbre

Debido a la epidemia en el país, hasta noviembre pasado se habían perdido 12 millones de trabajos informales y un millón 157 mil formales, de acuerdo con la SHCP.Foto: Cuartoscuro

Actualmente, seis estados concentran un 52% de los homicidios. Mientras que en 15 municipios de los dos mil 465 existentes en el país se aglutina 27.5% de los asesinatos. Estas demarcaciones son Tijuana, Ciudad Juárez, León, Celaya, Culiacán, Cajeme, Zamora, Guadalajara, Acapulco, Chihuahua, Cancún, Irapuato, Ensenada, Salamanca y Morelia.

Otros de los delitos que más lastiman a la sociedad y que han provocado varias manifestaciones en todo el país son los feminicidios.

Tan sólo en noviembre se registraron 85 feminicidios; un aumento de 2.2% respecto a octubre. Con esto suman ya 888 mujeres asesinadas por razón de género en el año. Además, la lista de los estados con la tasa más alta por cada 100 mil mujeres, la lideran Colima y Morelos.

Nadie en este país está exento de la violencia y los menores de edad se convierten en el sector más vulnerable.

Según la ONG Causa en Común, el número de asesinatos con extrema violencia cometidos contra la infancia en México va en aumento. Tan sólo en noviembre se registraron al menos 40 casos, con lo que suman al menos 370 víctimas en lo que va del año.

De acuerdo con el estudio “Galería del horror: atrocidades registradas en medios periodísticos”, Causa en Común detectó que, de enero a noviembre de 2020, en el país se cometieron, por lo menos, cuatro mil 937 hechos de extrema violencia que clasifican como atrocidades.

Como ejemplo de esta brutal violencia contra los menores destacan casos de “alto impacto” como el de Héctor y Alan, dos niños de origen mazahua de 14 y 12 años, que fueron torturados, asesinados y descuartizados, en el Centro de la Ciudad de México.

México este año fue el país con más periodistas asesinados, seguido de Afganistán y Filipinas. Mientras que Reporteros Sin Fronteras ubica a México en el puesto 143 de 180 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa que publica la organización todos los años.

Pero no sólo es la violencia, otro de los temas en los que México ha sufrido gravemente durante la emergencia sanitaria por Covid-19 es en la economía.

A finales de noviembre, el Banco de México señaló que se espera una contracción de la economía mexicana de entre -8.7% y -9.3% en este 2020.

Según el Banco Central, entre los principales riesgos para el crecimiento de la economía están las medidas por la emergencia sanitaria, así como las reducciones en la calificación de deuda soberana de México y de Pemex, además de la incertidumbre para la inversión.

En su estimación para 2021, se espera un rebote de entre 0.6% y 5.3%, en el mejor de los casos. El escenario central es de una recuperación de 3.3% y para el 2023 se estima un crecimiento de entre 2.6% y 3.8 por ciento.

En cuanto al empleo, Banxico estima que este año se eliminen entre 700 mil a 850 mil puestos de empleo formal a causa de la pandemia.

De acuerdo con el Inegi, para julio en México 15.7 millones de personas habían perdido su fuente principal de ingresos.

De acuerdo con la Encuesta sobre el impacto económico generado por el Covid (ECOVID-IE) y el Estudio sobre la Demografía de los Negocios (EDN), en los últimos 17 meses, de los 4.9 millones de establecimientos (micro, pequeños y medianos) que había, sólo sobrevivieron 3.9 millones, que representan 79.19 por ciento.

Este 2020 ha sido un año de terror en muchos aspectos, yo me tomaré unos días para recibir el 2021 con paz y buena energía, esperando sea un año mucho mejor en todos los aspectos. A mis lectores les deseo una muy feliz Navidad y un mejor año nuevo, sobre todo con mucha salud. Nos vemos el próximo martes 5 de enero.

Y si, la realidad nos alcanzó, y tenemos que hacerle frente para saber dónde y cómo estamos parados en este México complicado y polarizado.