Viernes 15.01.2021 - 21:33

Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

El Waterloo de Morena

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:

Este 2021 tampoco será un año tranquilo, y mucho menos en el terreno político. Las disputas no son entre el oficialismo y la oposición; los golpes más duros están y aumentarán dentro de Morena.

En los personajes de las más altas esferas del poder, los enfrentamientos son constantes. Uno de los principales centros de batalla han sido las diferencias entre la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, en el manejo de la pandemia.

Hace unos meses, la mandataria capitalina admitió públicamente que había diferencias en la valoración de la pandemia con las autoridades de Salud federales: “Nosotros apoyamos al Presidente Andrés Manuel López Obrador, pero eso no quiere decir que con algunos de sus subsecretarios, secretarios no podamos tener alguna diferencia y particularmente en una valoración del semáforo de la Ciudad de México”.

Las diferencias entre Sheinbaum y López-Gatell han ido desde el semáforo epidemiológico, el uso de cubrebocas y hasta las polémicas vacaciones que el subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud tomó, sin cubrebocas ni sana distancia, en la playa de Zipolite, Oaxaca.

Sheinbaum Pardo no perdió la oportunidad de criticar dicha situación: “En mi caso, en particular, en el caso de todo el equipo (CDMX), estando la situación de la ciudad como está, no podríamos de ninguna manera tomarnos algún descanso. Hay que estar permanentemente atendiendo una situación de emergencia como la que está viviendo la ciudad”.

Claudia Sheinbaum tiene toda la razón. Ha sido una de las funcionarias más sensatas en el manejo de la pandemia; sabe que estamos en crisis y está haciendo todo lo posible para controlar el desastre que se vive en todo el país y ahora particularmente en la Ciudad de México.

Pero todo esto se da de frente a un proceso electoral en el que Morena tendría que ir más unido y con menos disputas.

Pero lo más grave para el partido en el poder es que muchos de los candidatos han mostrado un lado muy ambicioso, sin importar el partido y mucho menos el país. Tras presentar 14 resultados de las encuestas para las 15 candidaturas gubernamentales, Morena se enfrentó a una revuelta interna.

Aspirantes a la gubernatura de Guerrero, Colima, Nuevo León, Zacatecas, Chihuahua y Michoacán han cuestionado y exigido transparencia en el proceso de realización de las encuestas.

En el caso de Guerrero, tan pronto como Mario Delgado anunció que el senador con licencia Félix Salgado Macedonio había resultado elegido en las encuestas, otro de los candidatos, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, quien es hermano de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, se manifestó en contra y criticó la metodología de las encuestas.

Genera disputas

El dirigente morenista, Mario Delgado (tercero de der. a izq.), con los aspirantes a las gubernaturas de Guerrero, Michoacán y Sinaloa, cuyas candidaturas buscan ser impugnadas por otros contendientes.Foto: Especial

A la inconformidad se sumó su cuñado, John M. Ackerman, quien calificó a Salgado Macedonio como “un personaje oscuro con una serie de denuncias formales en su contra, por violación y violencia de género”.

Pero antes de los resultados de la encuesta, el que estaba inconforme era Félix Salgado, quien acusó a la dirigencia nacional de favorecer a Sandoval Ballesteros y buscar su imposición.

En el caso de Colima, la diputada federal Claudia Yáñez, quien aspiraba a la candidatura de la entidad, renunció a Morena luego de perder contra la exdelegada federal de Programas de Bienestar en la entidad, Indira Vizcaíno Silva.

En su carta de renuncia, denunció “intereses oscuros y acuerdos cupulares” en el proceso interno de elección. Además, dijo que fue ofendida su dignidad ciudadana al grado de serle “imposible continuar afiliada a ese partido, en el que de manera desleal y oprobiosa se atropellan los derechos políticos-electorales de sus militantes”.

Otro caso es el de Chihuahua, en donde tras la designación del exdelegado federal Juan Carlos Loera a la candidatura, el senador morenista Cruz Pérez Cuéllar anunció que impugnaría el proceso ante el Tribunal Electoral.

Incluso acusó a Gabriel García Fernández, coordinador de los delegados federales del Gobierno de López Obrador, de “ser responsable directo de la manipulación del proceso de selección de candidatos”.

También hay malestar en Nuevo León por la designación de la alcaldesa del municipio de Escobedo, Clara Luz Flores, debido a que la militancia morenista la tacha como alguien que lleva poco tiempo dentro del partido.

Mientras que en Zacatecas, el anuncio de la candidatura de David Monreal también fue cuestionado por el senador José Narro, quien señaló que impugnaría los resultados de la encuesta, debido a “irregularidades”.

En el caso de Michoacán, la designación del exdirigente de la CNTE Raúl Morón fue cuestionada por el senador Cristóbal Arias, quien acusó una intervención desde Palacio Nacional en favor del ganador.

Incluso, Arias dijo que buscaría “otros caminos” para obtener su candidatura, aunque esto le requiriera contender con otros partidos.

También hay una confrontación entre el grupo político que lidera el muy poderoso Gabriel García, coordinador de Programas Integrales de Desarrollo del Gobierno federal, y el grupo de Ricardo Monreal, coordinador parlamentario en el Senado.

Lo cierto es que la autollamada Cuarta Transformación ha sufrido varias embestidas por el poder desde las entrañas.

A mediados de diciembre, la embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena, anunció que era tiempo de iniciar una nueva etapa en su vida. "Me voy a jubilar en los próximos meses que vienen después de haber servido en el Servicio Exterior por 43 años… Todas las cosas bajo el sol tienen un tiempo y un momento".

Lo cierto es que Bárcena tuvo varios desencuentros con el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, disputa en la que Agustín Gutiérrez Canet, esposo de Bárcena, se dedicó a realizar durísimos ataques contra el canciller.

Gutiérrez Canet advirtió que eso no evitaría que siguiera desarrollándose como periodista, basándose únicamente en sus opiniones personales.

Pero desde esa trinchera, el esposo de la embajadora Martha Bárcena criticó, por ejemplo, el viaje de López Obrador a Washington para reunirse con Donald Trump, al señalar que era un error político que podría generarle un alto costo al Gobierno mexicano.

A mediados del año pasado se filtró un audio en el que el extitular de la Semarnat Víctor Manuel Toledo dejaba ver las disputas dentro del gabinete presidencial.

También salió Jaime Cárdenas de la Dirección General del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep), luego de señalar que dentro de la dependencia había actos de corrupción del personal y favoritismo a algunas empresas.

En dos años, el equipo de trabajo de Andrés Manuel López Obrador suma 18 cambios; algunos funcionarios buscan una candidatura, otros renunciaron por diferencias con las decisiones presidenciales, unos más por “motivos personales” y otros por escándalos. Lo cierto es que las disputas por el poder dentro de Morena pueden ser Waterloo.