Avatar del Carlos Urdiales

Carlos Urdiales

El calvario de Rosario

SOBRE LA MARCHA

Carlos Urdiales
Carlos UrdialesLa Razón de México
Por:
  • Carlos Urdiales

Rosario Robles está acusada de ejercer indebidamente sus funciones públicas cuando fue secretaria de Sedesol y de Sedatu el sexenio anterior. Las omisiones, en que la Fiscalía General de la República (FGR) considera que Robles incurrió, permitieron la Estafa Maestra, que costó al erario 5 mil millones de pesos.

Pero la omisión en el ejercicio del encargo público no se considera un delito grave; la imputada debería poder defenderse sin estar, como está, presa desde hace un año siete meses. A la maestra Robles también podría la FGR acusarla de delincuencia organizada, ese sí, delito catalogado como grave, sin derecho a enfrentar el proceso en libertad.

Robles Berlanga pidió revisar la decisión del juez Delgadillo Padierna sobre la prisión preventiva, no tuvo éxito. Solicitó proceso abreviado, no tuvo éxito. Ofreció declararse culpable, pagar una multa y salir con la honra lastimada, nadie en la FGR la escuchó.

Ante el calvario que la justicia a secas, sin gracia, a la cual la sentenció la 4T, Rosario retira la ofrenda de su buen nombre, enfrentará el juicio por el único delito que está acusada hasta hoy.

Pero igual podrá también negociar, con el Ministerio Público Federal, un criterio de oportunidad híbrido con la figura de testigo colaborador para castigar a los verdaderos beneficiarios de la Estafa Maestra.

A muchos, quizá, pero no al expresidente Enrique Peña Nieto ni al senador Miguel Ángel Osorio Chong. Con esa movida, la exjefa de Gobierno del Distrito Federal se blindaría en contra de la otra amenaza penal, la imputación por delincuencia organizada y lavado de dinero. Y falta la internacionalización del caso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que dio entrada a la solicitud de revisión del expediente y lo que la defensa de la maestra considera flagrantes violaciones al acceso a una justicia pronta y expedita. Hasta aquí el enredo jurídico en el caso 4T, y compañía, contra Rosario Robles.

Tanto embrollo judicial ocurre cuando el proceso no trata leyes y justicia, sino de política y revancha. Su trayectoria partidista la condena. La cargada justiciera en su contra es nítida. Y mientras en el poder sin contrapeso no haya otra consideración política, el calvario de Rosario continuará.

Vacunación. La SRE continúa en campaña anunciando millones de nuevas vacunas. Lo cierto es que, según el sitio de la Universidad Johns Hopkins, apenas se han podido aplicar 3 millones 100 mil dosis y sólo el .50 por ciento de la población cuenta con la dosis doble.

En este contexto, especial mención merece el Gobierno de la Ciudad de México por su organización. Sin problemas de vacunas tibias como en Nuevo León, la tercera jornada semanal de vacunación en las alcaldías Miguel Hidalgo y Azcapotzalco, fluye idealmente.

Sobre la marcha, el equipo de Claudia Sheinbaum asimiló rápido las enseñanzas de las primeras filas y frustraciones populares. Para lo mucho que falta, el ejemplo de la capital nacional debería ser replicado por la autoridad federal correspondiente. ¿Y competente?