Avatar del Carlos Urdiales

Carlos Urdiales

David Colmenares, el mejor amigo de la 4T

SOBRE LA MARCHA

Carlos Urdiales
Carlos Urdiales
Por:
  • Carlos Urdiales

Como anillo al dedo vino al Gobierno la increíble inconsistencia de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que inauguró la semana con una nota rotunda, “el costo por cancelar el NAIM en Texcoco fue 231 por ciento superior a lo estimado por la 4T”. 

El golpe fue tremendo, la reacción furiosa y la consecuencia peor. Al inmediato revire presidencial con su ya clásico, “yo tengo otros datos”, el auditor David Colmenares Páramo, se ponchó solito. Reconoció que podían existir inconsistencias metodológicas. Sin resistencia, rigor ni argumentos, rindió la plaza.

Sobre otro jugoso encabezado del informe presentado por la ASF a la Cámara de Diputados sobre la Cuenta Pública 2019, “la Secretaría de la Función Pública obstruyó el trabajo del auditor”, también se vino abajo cuando la titular de la SFP, Irma Eréndira Sandoval, también desmintió y el auditor aceptó; no hubo bloqueo. Inconsistencia inaudita.

Increíble le digo porque si algo faltara, también el enunciado sobre la “falta de proyectos de ingeniería en la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco”, se chamuscó al calor de una declaración y respectivo comunicado de la Secretaría de Energía que no fueron interpelados por la ASF.

Así, con tres strikes en su cuenta, el auditor David Colmenares se convierte en el mejor amigo de la administración del Presidente López Obrador quien solicitó a través de una carta enviada a la presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, la priista Dulce María Sauri Riancho, auditar a la ASF y a su defectuoso informe sobre la cuenta pública del primer año de la 4T.

Pasado mañana al mediodía, la comisión legislativa correspondiente iniciará la diligencia encargada por el mandatario. Con mayoría en San Lázaro y ante la inconsistencia en el trabajo del auditor, ahora inferior, David Colmenares, su destino está sellado.

Su derrotero tiene dos opciones, la renuncia o una escandalosa destitución, da igual o bien, su permanencia en el cargo tras una exhaustiva revisión a su trabajo. Sin embargo, la ASF ha sido anulada como contrapeso administrativo de la administración federal.

Toda observación presente o futura nacerá políticamente muerta tras las retractaciones del auditor. El costo por la cancelación del NAIM, la transparencia en la SFP o el proyecto de la refinería, no son toda la cuenta pública, pero bastaron esos tres palos al aire para ponchar a una más de las resistencias institucionales de un gobierno urgido de contención técnica y metodológica.

Las ocurrencias y el menosprecio por la pericia administrativa tendrán carta blanca de aquí al final del sexenio. El destino del auditor es irrelevante para efectos de una fiscalización profesional en la cuenta pública. El enojo presidencial y la virulencia con que el gabinete embiste a la ASF deberían, en el fondo, ser puro amor y agradecimiento.

Ayer AMLO “informó” en su mañanera del coro que varios medios y periodistas hicieron festinando las mentiras de la ASF. La narrativa presidencial, falta de rigor como es costumbre, omitió dar seguimiento a las siguientes portadas y comentarios de esos informativos al conocer la fragilidad del informe. Cuenta y muestra lo que a su épica conviene. Censura lo que equilibra y otorga racionalidad a un relato realista y objetivo.

Vacunación

Datos de la Universidad Johns Hopkins: Al 26 de febrero, en México se aplicaron 2,088,813 dosis simples (287,657 más en dos días) y 526,412 dobles (62,110 más). El esquema de vacunación completo avanzó de 0.36 a 0.41 por ciento de nuestra población.

En Estados Unidos se han aplicado 68.3 millones de vacunas simples (3.3 millones más en dos días) y 21.5 19.8 millones completas (1.7 millones más en dos días), pasando del 6.07 al 6.58 por ciento de sus habitantes con el esquema completo.

En España 3.4 millones de personas han recibido la primera dosis (300 mil más en dos días) y 1.2 millones ambas, avanzando del 2.58 al 2.63 por ciento de población inmunizada.

Y en el mundo se han administrado 227.6 millones de dosis simples (11.5 millones más en dos días) y 47.6 millones de dosis dobles (sólo 1.3 millones más en dos días). El esquema completo pasó de 0.57 al 0.62 por ciento de la población mundial.