Daniel Alonso

Los ocho maravillosos

ARQUETIPO FUTBOL

Daniel Alonso*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Daniel Alonso
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Daniel Alonso

Luego de un torneo lleno de rarezas, despidos masivos de directores técnicos, y un repechaje que sentenció la tragedia de los Pumas y destapó en el San Luis al “caballo negro”, tenemos finalmente a los ocho equipos que buscarán llevarse el título. De estos equipos son solamente tres los que demostraron a lo largo de las 17 fechas mayor regularidad y, en teoría, serían los serios aspirantes para llevarse la corona del futbol mexicano. Hablamos de Tuzos, Tigres y el actual campeón, el Atlas de Guadalajara.

Pero de acuerdo con la tendencia del torneo y la locura emocional que ha rodeado a varios equipos, podríamos casi apostar que ninguno de los tres favoritos será el campeón. De acuerdo con la inercia final, los equipos con más probabilidades a ganar el campeonato mexicano son:

América, el gigante finalmente despertó. Una vez que se acabó el reinado de terror de Santiago Solari, el club de Coapa levantó como por arte de magia y encadenó una serie de victorias, lo cual le permitió amarrar el último cupo a la liguilla directo. Con la ventaja de cerrar los cuartos en el Estadio Azteca, y que históricamente Puebla suele ser un rival que se le acomoda a las Águilas, los capitalinos deberían llegar a semis sin contratiempos. Ya en las instancias finales, el América suele ser el rival que nadie quiere enfrentar.

Chivas, la trece más cerca que nunca. Parecía una promesa imposible de cumplir y a varios analistas deportivos les incomodó la actitud de Peláez el día que Vega renovó con los tapatíos. Perodespués de que el destino les trajo a unos Pumas ya derrotados, el Guadalajara se recargó con la euforia necesaria para ahora cobrar cuentas pendientes con su odiado vecino. Las Chivas ya sueñan con una estrella más y gran parte del país, con una final América-Chivas. Imposible no es.

Cruz Azul y los fantasmas enterrados. Con el gol del Necaxa en la recta final, toda la nación azul se acalambró de miedo con el pasado. Los penales parecían sellar una cruzazuleada más, pero Sebastián Jurado finalmente recordó porque Cruz Azul lo eligió como el heredero de Corona. Probablemente, la manera de ganar no gustó a muchos, pero para el interior del equipo significa liberar la presión que durante varios meses contaminó al equipo. Además, casi es un hecho que Reynoso no continuará con el club pase lo que pase, así que irse como campeón, sería mitológico para él.

Atlético de San Luis, el caballo negro. Dicen que nunca falta la piedra en el zapato, y el club potosino adoptó esa postura con la llegada de André Jardine. Y es que la efectividad del club como visitante con el brasileño es para asustar a cualquiera, incluso al líder general, los Tuzos de Pachuca. Sin nada que perder, el club rojiblanco cumplió con el objetivo y ahora todo lo bueno que llegue será extra. No hay nada más peligroso que un rival sin presión.

Finalmente, Puebla y el efecto Larcamón. Probablemente, los Camoteros son en este momento el equipo con menos probabilidades de avanzar a las semifinales; la razón principal, que su rival es el América y que el cierre es en el Azteca. Llegó el momento de la verdad para Nicolás Larcamón, para derrotar al América ya no será suficiente el empuje y corazón que ha caracterizado a su Puebla; además de lo anterior, deberá implementar una estrategia convincente para vencer en 180 minutos al rival más peligroso del momento.