Avatar del Daniel Alonso

Daniel Alonso

El Rey Midas

ARQUETIPO FUTBOL

Daniel Alonso
Daniel Alonso
Por:

Había una vez un rey que todo lo que tocaba se transformaba en oro, su nombre era Midas. Ése es uno de los relatos, que a propósito del pronto inicio del nuevo ciclo escolar, puedo recordar haber leído en mis libros gratuitos de la SEP; todas aquellas historias incluían moralejas que nos guiaban para poder distinguir entre hacer lo correcto o lo incorrecto y las consecuencias que una decisión traía consigo.

El domingo la directiva del Guadalajara, encabezada por Amaury Vergara, decidió que Luis Fernando Tena dejaría de ser el técnico del equipo. Para muchos una decisión precipitada y sin importar quién tome el mando, el rumbo del equipo no cambiara. Pues el elegido no es otro más que el Rey Midas del futbol mexicano.

Víctor Manuel Vucetich se ganó con todo derecho dicho sobrenombre; conquistó títulos con prácticamente todo equipo que “tocó”. Ha sido campeón de liga con el León, Monterrey (dos veces), Pachuca y hasta los extintos Tecos de la U.A.G. logró transformar en oro todos sus equipos. Copas internacionales, Copas domésticas y un par de ascensos completan su legado, pero al igual que en la fábula, su maravilloso don iba a traerle, tarde o temprano, una difícil enseñanza.

Y ésa llegó con la Selección Mexicana que en 2013 parecía una auténtica maldición para todo mundo. Siete años después de aquella amarga experiencia y de la cual Víctor Vucetich reconoce sentirse arrepentido, el futbol le ha dado su revancha. Tomar el control de las Chivas es un reto mayúsculo y digno para borrar lo sucedido en el pasado. El Rebaño es, en cierto sentido, lo más parecido a la Selección Mexicana, incluso durante varios ciclos mundialistas, 5 o 6 jugadores del cuadro titular eran constantemente llamados para representar al Tricolor.

Hoy el Guadalajara es un desastre absoluto. El proyecto deportivo de las nuevas Súper-Chivas de los millones de dólares del que presumieron hace meses su dueño, Amaury Vergara, y el director deportivo, Ricardo Peláez, fracasó rotundamente. Y es que dicho proyecto se constituyó desde los cimientos de varios bomberazos y decisiones carentes de análisis. El perfil de Vucetich es totalmente lo contrario. Sus equipos siempre están construidos desde la lógica deportiva sobre la pasión visceral.

Finalmente, los destinos de Vucetich y las Chivas se cruzan 32 años después de que el entrenador mexicano iniciara su carrera dirigiendo a Potros Neza en 1988. Ignoro cual sea el plan de vida que tenga hoy en su cabeza el Rey Midas, pero si yo fuera Amaury Vergara, haría todo lo posible para que uno de los técnicos más ganadores en la historia del futbol mexicano se quedara en mi equipo por todo el tiempo que él quiera; y qué significa “todo lo posible” permitir que Vucetich pueda diseñar el equipo con libertad, sin la sombra de Peláez ni la del propio Vergara.

La fábula entre El Rey y las Chivas comenzará a escribirse mañana, cuando el técnico será presentado oficialmente. Vuce tiene una losa pesadísima sobre sus hombros y su reputación, fracasar con las Chivas será revivir el trauma de Costa Rica. ¿Cuál será la moraleja que arrojará esta historia?, bueno, ya la conoceremos con el tiempo; de lo que no tengo duda, es que tarde o temprano Vuce y la Chivas tenían que encontrarse.