Avatar del Daniel Alonso

Daniel Alonso

El último suspiro

ARQUETIPO FUTBOL

Daniel Alonso
Daniel Alonso 
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Daniel Alonso

La incomprensible organización y planeación de la liga mexicana de futbol nos trae antes de la última fecha que se disputará el fin de semana, tres partidos pendientes; uno de la Jornada 5 entre Tuzos y San Luis que se juega esta noche; y mañana Cruz Azul recibiendo al León y el Pumas ante Santos, ambos de la fecha 11. Tres encuentros que pueden ser determinantes en las calculadoras de los entrenadores y en sus propios destinos.

Con excepción del encuentro entre los últimos dos campeones del futbol mexicano (Cruz Azul y León), los otros dos partidos no hubieran llamado para nada la atención, y de haberse jugado en la fecha original, probablemente hoy sería un escenario muy diferente para Tuzos y Pumas. Pero la vida quiso otra cosa y esta noche en el Hidalgo, el equipo de los Tuzos podría poner pie y medio en el repechaje en caso de vencer al San Luis, quienes también se juegan su última carta.

La afición de Pachuca quisiera creer que será mero trámite los tres puntos esta noche, pero por lo ya visto en este campeonato amorfo, cualquier cosa puede pasar. Eso sí, al menos las entradas para el partido serán cortesía de los jugadores y cuerpo técnico, que buscan una buena entrada con su gente y así tener una motivación extra en el Estadio Hidalgo. Una vez más, una excelente iniciativa del Grupo Pachuca, varios equipos ya les deben muchas entradas a sus fieles seguidores ya por simple vergüenza deberían invitar al menos una ronda de cervezas, ojalá tomen nota.

En Ciudad Universitaria se jugarán dos auténticos juegos con tintes de repechaje, duelos de vencer o morir. Primero, será mañana ante los de Torreón en donde los Pumas buscarán una bocanada más de oxígeno y continuar la magnífica racha que han ligado las últimas semanas. Después, el domingo ante la Máquina Celeste, deberán sumar sí o sí, en un duelo que nuevamente podría tener aires de dramatismo, como siempre son los enfrentamientos entre universitarios y cruzazulinos.

¿Adivinen quiénes estarán más pendientes de estos juegos que los propios involucrados? Nada más ni nada menos, que el equipo autonombrado como el más popular de México, las Chivas de Amaury Vergara, Ricardo Peláez y compañía. Una vez que concluyan los partidos pendientes, el cuadro tapatío podría quedar fuera de repechaje y llegar a su encuentro frente a Mazatlán con una losa de varias toneladas de presión. De ser así, las Chivas del joven Leaño deberán ganar y rezarle a Pitágoras por un milagro matemático.

¿Se consumará el fracaso de las Chivas? ¿Los Pumas revivirán de entre los muertos? ¿El campeón podrá evitar la zona de repesca y calificar directo? ¿Será que tendremos a los cuatro equipos “grandes” nuevamente en la Liguilla? Es con estas interrogantes y una extraña sensación de vacío por un torneo bastante irregular como llegamos al final del Grita México 2021, que, por cierto, vaya si la gente hizo caso y gritó, gritó y gritó hasta que el Azteca clausuró, pero ésa es otra historia.