Viernes 23.10.2020 - 06:58

Avatar del Horacio Vives Segl

Horacio Vives Segl

En respaldo a Nexos

ENTRE COLEGAS

Horacio Vives Segl
Horacio Vives Segl
Por:

Como fue masivamente difundido, en días recientes, la Secretaría de la Función Pública emitió una resolución por la cual se impuso una multa desproporcionada y la restricción a todas las dependencias y entidades del Gobierno federal para contratar publicidad en la revista Nexos. Algunos comentarios al respecto.

A los mexicanos nos suena lógico —lo cual no significa que sea normal ni que esté bien—, dentro de la estrategia de cualquier Gobierno, no “andar financiando” publicaciones que sistemáticamente lo golpean. Eso en parte explica el reacomodo sexenal en los medios de comunicación. Esta práctica (tanto la de “financiar” como la de “no financiar” medios, a partir de si su línea editorial es crítica o no) se considera totalmente inaceptable en las democracias consolidadas. Lo que no es de ninguna manera aceptable es la actual estigmatización, el ataque permanente, la descalificación a la prensa llamada “sicaria” por los voceros gubernamentales, ni el empleo de los recursos del Estado en contra de medios y publicaciones que no se sumen a su coro de vicetiples y turiferarios.

En esa lógica se inscribe el rudo e innecesario golpe a Nexos. Desde hace 42 años, esa revista ha estado a la vanguardia como una publicación plural, profesional y sólida dentro del conjunto de medios de divulgación de opiniones e ideas en el país. En las páginas de Nexos han escrito muchas de las plumas más brillantes y elocuentes del país y del mundo. Es, por excelencia, una de las pocas revistas indeleblemente asociadas a la transición a la democracia en México. Le tocó documentar el fin del autoritarismo del siglo pasado y luego tres alternancias en el Gobierno. Ha sido una voz crítica (con gobiernos emanados de ahora tres fuerzas políticas diferentes), balanceada y necesaria para confrontar al poder en México. Ha marcado y recreado la agenda de opinión y divulgación de cambio político, económico y social del país y del mundo. Supo adaptarse a los cambios tecnológicos y diversificar públicos con la llegada de los portales electrónicos. Ha sido un referente de distintas generaciones que nos interesamos en el análisis de los temas públicos (personalmente, debo decir que publicar ahí fue una ambición de juventud y, más recientemente, una satisfacción cumplida) y ha sabido establecer una sólida comunidad entre las distintas generaciones de directivos, comités editoriales, colaboradores, escritores y lectores.

Ante los cada vez más frecuentes embates del Gobierno a los medios plurales que no le son adictos, el clima de polarización y encono que tanto le gusta fomentar, los ataques a la libertad de expresión, el hostigamiento y la estigmatización dirigidos selectivamente a determinados referentes de opinión pública y medios de comunicación, celebro el buen clima de opinión, la solidaridad y la multiplicidad de muestras de apoyo a Nexos, a las cuales, por supuesto, me sumo. Destaco de manera principal la entusiasta iniciativa del profesor emérito del ITAM, Rodolfo Vázquez, en el sitio change.org. La consigna es de lo más simple y contundente: “En defensa de la libertad de expresión y por un México plural y democrático”. Nada menos que eso está en riesgo.