Avatar del IRALTUS l

IRALTUS

Gestión del cambio: el reto de administrar las renovaciones

NUEVOS HORIZONTES

IRALTUS l
[MISSING]binding.image.description
Por:

Por Paola Murguía De Nigris

Continuamente las empresas se enfrentan a una necesidad de renovación para adaptarse al entorno económico, político, social, al mercado y a las necesidades de sus clientes. La gestión del cambio permite administrar el cambio de forma que las personas, sistemas, estructuras y procesos de una organización puedan hacer una transición adecuada hacia el nuevo statu quo que se pretende alcanzar; teniendo como objetivo fundamental cambiar la forma en que se hacen las cosas.

Para lograr un cambio a nivel de toda la empresa, se requiere que cada uno de sus colaboradores trabajen en este sentido, a través del cambio individual es que lograremos el cambio en la organización.

Ya que nuestros comportamientos están determinados por la forma en que pensamos, si deseamos cambiar un resultado es necesario romper con nuestros hábitos de pensamiento, para lo cual es necesario hacer consciente lo inconsciente.

Una vez que identificamos qué hábito de pensamiento tenemos, cómo nos lleva a comportarnos y qué resultados nos trae, entonces podremos sustituir ese hábito de pensamiento por pensamientos nuevos, más adaptativos, que nos lleven a tener comportamientos distintos, con resultados más positivos.

La gestión del cambio va de la mano con procesos de mejora continua ya que el cambio es una constante que requiere correcciones y ajustes. Las empresas, al igual que las personas, debemos ser capaces de hacer una introspección, cuestionar nuestras formas de trabajar, nuestras estrategias y volver a replantear nuestras decisiones sobre cómo vamos a participar y a competir en el mercado, siempre con una orientación a la generación de impacto.

Gráfico

Siempre que se quiera llevar a cabo un cambio o introducir una nueva manera de hacer las cosas, es importante que tomes en cuenta los siguientes elementos:

• Detalla la justificación del cambio: por qué es importante, qué se espera obtener mediante este cambio. Las personas nos desempeñamos mejor cuando entendemos el impacto de lo que hacemos.

• Crea una hoja de ruta para no perderte ni desviarte del objetivo final: define cuál será el camino a seguir, menciona qué hitos se deberán ir cumpliendo.

• Prepara un calendario con fechas específicas para todo el proceso del cambio, a fin de cumplir en tiempo y forma; dale claridad a las personas sobre los periodos en que se deben cumplir.

• Define cuáles son los tramos de control completos para que cada persona pueda saber qué es lo que se espera de ella y pueda hacerse responsable de los resultados. Lo anterior es muy importante, a pesar de que la responsabilidad directa del cambio sea de la dirección.

• Alinea a todas las personas de la organización hacia el nuevo cambio, permite que cada quién tome conciencia sobre cómo contribuye para este cambio desde su trinchera.

• Mantén comunicación clara y constante de todo el proceso.

• Acompaña en todo momento, mantente cercano, asequible y disponible para resolver cualquier duda o inquietud durante el proceso de transición.