Avatar del Javier Solórzano Zinser

Javier Solórzano Zinser

AMLO y el Congreso, 3 años clave

QUEBRADERO

Javier Solórzano Zinser
Javier Solórzano Zinser 
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Javier Solórzano Zinser

López Obrador se juega parte de su resto en el Congreso, el cual hoy da inicio en su periodo ordinario. Ha acomodado las piezas que considera clave para negociar, o algo parecido, y aprobar. 

El regreso de Olga Sánchez Cordero al Senado, independientemente de algunas ociosas interpretaciones por su salida de Gobernación, se presume es para dirigir el tránsito en el Senado, a la vez que frenar los ánimos del suspirante zacatecano.

San Lázaro se renovó ahora bajo una muy interesante modalidad, la reelección. Veremos si las y los diputados que conservaron su curul son capaces de llevar a cabo una continuidad en sus trabajos, lo cual podría ser factor para la profesionalización de la Cámara.

Un elemento más que le puede dar al Congreso otra mirada es que por fin San Lázaro va a tener paridad de género, la cual se deberá ver en el trabajo de coordinación de las comisiones, en lo cual la sensible todavía diputada Dulce María Sauri ha puesto énfasis todas las veces que le ha sido posible.

Si bien no se ha aprobado todo lo que ha querido el Presidente, la mayoría de Morena y sus aliados han logrado instrumentar muchos de sus proyectos. Por más que haya inconformidades y señalamientos en contra de la oposición por parte del tabasqueño, los resultados en estos tres primeros años le han sido favorables.

Lo que viene a partir de ahora es fundamental, porque es la posibilidad de consolidar los proyectos de López Obrador para lo cual va a necesitar llegar a acuerdos de toda índole, incluso con aquellos a los que zarandea un día sí y otro también.

Sin que el pasado proceso electoral le haya sido adverso en lo general a Morena —no pasemos por alto su triunfo en varios estados tanto en la elección para gobernador, presidentes municipales y congresos locales—, lo sucedido en la CDMX y las nuevas posiciones partidistas en el Congreso van a obligar a replantear formas y alianzas.

De lo que se trata es de resolver los próximos tres años, pero también se trata de crear condiciones favorables que le permitan a Morena triunfar en las elecciones del 2024.

A partir de hoy el Congreso será una de las grandes claves de presente-futuro. Para ello se requiere de hacer cosas que el Presidente no ha querido hacer hasta ahora, una de ellas es negociar y establecer entendimientos con quienes define como sus adversarios, neoliberales, conservadores, mafia del poder y corruptos, sólo por mencionar parte de lo que hace referencia a menudo el Presidente.

López Obrador tiene muy claro que, por más que muchos escenarios hoy le sean favorables, no puede gobernar sólo bajo la máxima del aquí y ahora. No necesariamente el Presidente tiene razón cuando afirma que no hay manera de revertir los cambios que hasta ahora ha instrumentado; todavía hay mucho camino por recorrer.

Estos tres años por venir resultan igual de importantes para el Presidente que los anteriores. Por el Congreso van a pasar los temas que para el Presidente son prioritarios, incluyendo la revocación de mandato, la cual en la medida en que pasan los días y habiendo claras evidencias de la enorme popularidad del Presidente, parecería un acto de ociosidad.

La consulta va a terminar con un resultado previsible y lo que va a producir será un desgaste político en el Congreso; broncas de seguro con el INE; un gasto de dinero que bien se puede evitar estando la economía como está, sin soslayar el valor de la consulta como tal como ejercicio democrático, pero en este caso y en función del entorno el tema de la revocación es prescindible.

Por el Congreso pasa la vida del país. Desde las cámaras se construye la dinámica y desarrollo del país. Lo que está clarísimo es que no se vale el voy derecho y no me quito y la oposición a ultranza.

RESQUICIOS

López Obrador llega a su tercer informe con una popularidad importante desde donde se le vea, en lo que no le va muy bien es en la evaluación ciudadana en seguridad, economía, empleo y pobreza.