Avatar del Josefina Vázquez Mota

Josefina Vázquez Mota

Cáncer infantil, la decisión entre vivir o morir

SIN MIEDO

Josefina Vázquez Mota
Josefina Vázquez Mota
Por:

Cada cuatro horas muere una niña o niño en México por cáncer. Es la primera causa de muerte en la edad pediátrica. Anualmente se registran siete mil 500 casos en todo el país; es decir, diariamente 20 padres de familia son informados que una de sus hijas o hijos tiene cáncer.

Septiembre es el mes del color dorado, el mes de crear conciencia a nivel mundial sobre el cáncer infantil. Es el mes que nos convoca a reflexionar, a trabajar y a sumar esfuerzos para garantizar más diagnósticos a tiempo; pero, sobre todo, para garantizar una atención oportuna y digna para los miles de menores que lo padecen.

El Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia ha señalado que el porcentaje de supervivencia de cáncer infantil en el país es de apenas 56 por ciento; mientras que en Alemania, Austria y Canadá, la probabilidad de vida es de 90 por ciento.

En México sólo hay 310 oncólogos pediatras, para los más de 50 millones de niñas, niños y adolescentes en el país. El 52 por ciento de los casos son leucemia, de los cuales, 10 por ciento requiere de un trasplante de médula ósea. 55 por ciento se atiende en el Insabi, 28 por ciento en el IMSS, 11 por ciento en el ISSSTE y 9 por ciento en particular.

Actualmente el personal médico en México se enfrenta a un desabasto de medicamentos oncológicos sin precedentes, obligándolo a modificar el tratamiento y a ajustar los tiempos de aplicación de quimioterapias.

La Agrupación Mexicana de Hemato-Oncología Pediátrica (AMHOP) se ha visto obligada a enviar y publicar diversas cartas solicitando a las autoridades sanitarias garantizar el abasto de medicamentos oncológicos para menores.

“Solicitando se atienda de manera inmediata el desabasto de medicamentos pediátricos oncológicos, situación que pone en riesgo la vida de niñas, niños y adolescentes con cáncer. Nuestra petición es una manera de respaldar a madres y padres que se encuentran manifestándose en las vías públicas por sus hijos”, se lee en una de las misivas.

El cáncer infantil no es un asunto de partidos, es un asunto de salvar vidas, es un asunto de Estado, es un asunto donde garantizar un tratamiento oportuno y digno es una obligación, no una opción.

Urge crear un registro nacional para tener control de los casos diagnosticados en toda la república; y la integración de un organismo rector encabezado por el Gobierno federal que homologue y guíe los tratamientos que se requieren.

Es un crimen, por decir lo menos, que una decisión administrativa esté incrementando y acelerando las muertes infantiles; pero, sobre todo, que detenga tratamientos médicos con expectativa de salvar la vida.

Es por eso que en el mes del listón dorado no sólo debemos reconocer la fuerza de las niñas y los niños con cáncer, sino la valentía de los padres que han dejado todo con la esperanza de que el milagro de la vida toque a quienes más aman.

Señor Presidente: en sus manos está la decisión de salvar miles de vidas. De que niñas, niños y adolescentes tengan un tratamiento digno. No permita ni prolongue el desabasto en medicamentos oncológicos pediátricos, pues un minuto es la diferencia entre vivir o morir. Le recuerdo que el único enemigo a vencer se llama cáncer.