Avatar del Josefina Vázquez Mota

Josefina Vázquez Mota

Mujeres sin empleo por sobrepeso

SIN MIEDO

Josefina Vázquez Mota
Josefina Vázquez Mota 
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Josefina Vázquez Mota

Las mujeres en México no son contratadas por sobrepeso u obesidad, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Gatopardo, realizado por el profesor e investigador del Centro de Estudios Económicos en El Colegio de México, Raymundo M. Campos Vázquez.

En esta investigación queda claro que en el país las mujeres no sólo somos discriminadas en cuanto al salario, sino que también, como lo señala el investigador, por nuestra apariencia física, pues los encargados de reclutamiento seleccionan en mayor medida a las mujeres delgadas para la fase de entrevistas.

El investigador social, apoyado por la economista Eva González, hicieron llegar a diversas empresas currículums ficticios para aplicar a las vacantes laborales que se publican en Internet, en los cuales modificaron la fotografía incluida de un hombre y de una mujer, manipulando que parecieran tener sobrepeso u obesidad, y en otras no, para comprobar si el aspecto físico era una variable que impedía a la mujer ser contratada.

El estudio arrojó que al hombre no le afectó tener sobrepeso, ya que ambos currículums recibieron el mismo porcentaje de llamadas de empleadores interesados; en tanto que en las mujeres, sí hubo una penalización clara por su sobrepeso, o bien, una prima por no tenerlo.

Por lo que las mujeres con sobrepeso u obesidad tendrían que aumentar sus envíos de currículums en 38% para recibir las mismas llamadas que las mujeres con el menor rango de peso.

“Los resultados de nuestro estudio sobre esta clase de discriminación son muy similares a los que se han encontrado en otros países: en el caso de los hombres no hay evidencia constante de que su obesidad cause efectos negativos en su participación en el mercado laboral, mientras que para las mujeres sí hay evidencia de este efecto”, determina la investigación.

El pasado 25 de octubre, el Inegi informó que más de medio millón de mexicanos perdieron su trabajo durante septiembre; y las mujeres fueron las más afectadas, con siete de cada 10 plazas cerradas.

El instituto precisó que en septiembre se perdieron 544 mil 350 plazas; de las cuales 380 mil 734, equivalentes a 70% del total, eran ocupadas por mujeres y 163 mil 616 estaban a cargo de hombres.

Es lamentable que el aspecto físico en las mujeres sea un condicionamiento para obtener un empleo, particularmente, como dice el estudio, cuando México tiene la tasa de prevalencia de sobrepeso y obesidad más alta del mundo.

Sin duda alguna nos hace falta mucha educación sobre una alimentación sana, en donde la obesidad se combata, pero sin llegar a los extremos de adquirir un trastorno alimenticio como la bulimia y la anorexia.

Las mujeres seguimos siendo perjudicadas por muchos factores, tener obesidad o sobrepeso no debería ser un impedimento para tener un empleo, en lugar de ello, las empresas deberían sumarse a construir un México más saludable.