Martes 26.01.2021 - 09:14

Avatar del Josefina Vázquez Mota

Josefina Vázquez Mota

Visitas familiares sin niñas ni niños

SIN MIEDO

Josefina Vázquez Mota
Josefina Vázquez Mota
Por:

Hugo es un niño de dos años y medio que vive en un centro de reinserción social con Fernanda, su mamá. Habitualmente, Fernanda acude con su hijo al área varonil del centro para ver a su pareja, ella deja a Hugo con los compañeros de celda de él y sin ningún tipo de supervisión. Uno de esos días, Hugo lloró quejándose de dolor en el ano, dichas molestias eran consecuencia de abuso sexual por parte de alguno de éstos.

México ocupa el primer lugar en abuso sexual infantil, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Tan sólo en 2019 se registraron 4.5 millones de crímenes, un número poco realista tomando en cuenta que únicamente uno de cada 100 casos se denuncia, según el Colectivo contra el Maltrato y Abuso Sexual Infantil.

En el marco del Día Nacional e Internacional contra el Abuso Sexual Infantil, presenté en el Senado de la República una iniciativa en compañía de la organización civil Reinserta, con la intención de reformar la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, y se establezca que los agresores sexuales infantiles en reclusión, no reciban durante la visita de convivencia a ningún menor, aun cuando se trate de un hijo o hija.

Esto debido a que se han detectado casos donde los agresores, durante las visitas familiares o conyugales, abusan sexualmente de los menores que acompañan a sus parejas sentimentales o por parte de quienes los cuidan.

El Consejo Ciudadano de la Ciudad de México informó que entre los principales agresores sexuales de menores se ubican familiares, maestros y sacerdotes. El 30% de los agresores son abuelos o padrastros, 13% tíos, 11% padres biológicos y 10% primos.

La iniciativa establece que las autoridades judiciales y penitenciarias, en el ámbito de sus competencias, prohibirán al sentenciado el contacto con la víctima y las visitas de convivencia si ésta fuere su hija o hijo; así como las visitas de cualquier otro menor que no sea un hijo o hija quedarán prohibidas.

Las visitas de convivencia con sus hijas o hijos menores de edad quedarán sujetas a las autoridades competentes en razón de las evaluaciones que se realicen al sentenciado de carácter médico, psicológico y psiquiátrico. Dichas visitas podrán ser suspendidas según las evaluaciones.

También se solicita la creación de un Registro Nacional de Personas Agresoras Sexuales de Niñas, Niños y Adolescentes, el cual quedaría a cargo de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, para así tomar medidas de prevención de riesgos para los menores.

Es urgente frenar con más y mejores medidas de prevención esta problemática, y enriquecer la legislación con herramientas que garanticen en mayor medida el interés superior de niñas, niños y adolescentes. Agradezco a Saskia Niño de Rivera, cofundadora de Reinserta, su compromiso con la niñez mexicana y el trabajo en conjunto por ella.