Avatar del Mauricio Flores

Mauricio Flores

La otra agenda de López-Gatell

GENTE DETRÁS DEL DINERO

mauricio flores
Mauricio Flores
Por:
  • Mauricio Flores

El subsecretario de Prevención y Promoción a la Salud no dejó de presionar al inicio de la pandemia, la puesta en marcha de la nueva Norma de Etiquetado Frontal cuyos semáforos se pretenden aplicar encima de los logotipos de alimentos y bebidas industrializadas; y ahora, cuando los casos positivos y muertes por Covid-19 son indetenibles, Hugo López-Gatell ya tiene a quien echarle la culpa de la pandemia, a sus enemigos de siempre, las empresas del sector alimentario, a las que acusa de ser la fuente de obesidad, diabetes e hipertensión.

No es la primera vez que aplica esta estrategia. Al desabasto de medicamentos oncológicos —al cerrar Cofepris la línea de producción de Laboratorios PISA— también acusó a la empresa de Carlos Álvarez de ser los responsables; la acusación se hizo extensiva a todas las distribuidoras cuando tropezó la licitación E-40 para abastecer al sector público en 2020… y ahora, cuando el desabasto es patente y amenaza con repetirse en 2021 la desorganización que Insabi, a cargo de Juan Ferrer, para organizar la urgen compra de medicamentos e insumos, la acusación agarra parejo.

Ahora es la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas, que encabeza Antonio Guillén, levanta los puños a la acusación Gatelliana de vender “veneno embotellado” que provoca condiciones de morbilidad frente al coronavirus, acusación que sigue las líneas discursivas de la Fundación Bloomberg, de Michael Bloomberg, a través de la ONG El Poder del Consumidor, de Alejandro Calvillo.

El señalamiento de López-Gatell es, cuando menos, falso: 1) Inegi reportó en 2019 que 57.9% de los mexicanos adultos son inactivos físicamente, situación clave para la obesidad; 2) el instituto a cargo de Julio Santaella refiere que las bebidas saborizadas aportan 5% de las calorías que consumen los mexicanos; y 3) 50% del portafolio de las refresqueras es libre o reducido en azúcar, proporción que subirá al 70% los próximos años.

Pero es obvio que conforme a esa agenda oculta, los próximos en ser inculpados serán los fabricantes de alimentos y chuchulucos agrupados en el ConMéxico, que encabeza Jaime Zabludovsky.

Cemex, emisión cero. Y en la ruta de lograr concreto con “Cero Emisiones de CO2”, la compañía que dirige Fernando González se sumó al Proyecto FastCarb, cuyo objetivo es llevar a nivel industrial la captura de ese contaminante en concreto que después será usado como agregado. El proyecto está administrado por IREX, que preside Kristin M. Lord, quien agrupa participación pública, privada, academia e ingeniería, y ha entrado a la segunda etapa para lograr el desarrollo industrial de agregados carbonatados cuyas propiedades físicas y mecánicas son evaluadas por Cemex-Francia.

Puente Córdoba precisa. Por cierto, en relación con lo aquí comentado sobre Liconsa y la deshidratación de leche en la Comarca Lagunera, tuve la amable llamada de Alejandro Puente Córdoba, a quién conocí cuando fue presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable (Canitec), pues su nombre se prestó a confusión. Puente Córdoba asevera no tener nada que ver con el tema, ni con el DIF CDMX, ni con asuntos que afecten su reputación. Ese Puente es otro.

Con calma y regresamos. La prudencia ha sido la insignia de Claudia Pavlovich durante la pandemia y lo sigue haciendo con el cambio de semáforo sanitario en Sonora. La advertencia de la gobernadora es clara: el regreso al color naranja no significa que el mortal virus desapareció, por lo que no deben relajarse las medidas sanitarias. Aguas.