Mauricio Flores

El circo caído de Lozoya

GENTE DETRÁS DEL DINERO

*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Mauricio Flores

Hoy es público y evidente que la estrategia de Emilio Lozoya Austin para inculpar a otros de sus propios actos de corrupción como director de Pemex fue un montaje desde el primer momento, cuando en vez de ser internado en el Reclusorio Norte de la CDMX se internó en un hospital de lujo tras ser extraditado de España. Así lo describen los abogados defensores de Carlos Treviño Medina, quien fue acusado por Lozoya de recibir sobornos de Odebrecht a cambio de contratos ruinosos para que Pemex suministrase gas a la planta Etileno XXI.

Esa acusación, como las muchas que repartió Lozoya Austin entre miembros del gabinete de Enrique Peña Nieto, líderes de oposición, periodistas y diversas personas, parte del mismo truco de hacer pasar como “criterio de oportunidad” para que colaborase en acusar a enemigos del régimen y así quedar en libertad. Pero su circo se cayó desde el primer momento, cuando se hizo el montaje de su presunto encarcelamiento… y por tanto quedan desvirtuados todas las demás actuaciones hechas por la Fiscalía General de la República, señala Oscar Augusto Zamudio Campos, abogado defensor de Carlos Treviño en su más reciente petición —del 29 de junio pasado— respecto a las carpetas de investigación FED/SEIDF/CGI-CDMX/0000865/2020 y FED/SEIDF/CGI-CDMX/0000117/2017.

Y por ello mismo, dadasF las falsedades, Medina Treviño presentó hace 9 meses una denuncia contra Lozoya, pero hasta ahora sin respuesta siquiera por parte de la FGR… misma a la que se le anuncia que se recurrirá al Poder Judicial de la Federación para que repare las omisiones de la Fiscalía a cargo de Alejandro Gertz Manero, por su renuencia a investigar el delito confeso que cometió Lozoya, anota el abogado Zamudio Campos.

El último pato. Y a partir de ahí, a lo largo de 39 páginas, Treviño Medina y su abogado indican de las presiones que la FGR ejerció sobre Lozoya Austin, ya fuera sobre su padre Emilio Lozoya Thalmann o con el encarcelamiento de su madre Gilda Margarita Austin, o coaccionando a su abogado Javier Coello Trejo a fin de que el exdirector de Pemex cambiara su estrategia jurídica a fin de inculpar a otras personas de recibir dinero dispensado por Odebrecht, fingiendo que se trata de un “criterio de oportunidad” para colaborar en acusaciones que, a la fecha, han quedado sin sustento real.

Y que para ello se utilizaron recursos del Estado para el escandaloso montaje de un presunto encarcelamiento y cómodas comparecencias. Pero el encarcelamiento sólo sucedió realmente hasta que Lourdes Mendoza exhibió a Lozoya Austin cenando pato pekinés, pese a su arresto domiciliario.

Y vaya, con el circo montado, se terminó por ocultar que el dinero de los sobornos finalmente quedó en manos de Lozoya y su familia

Escorfin toma de la pajarita a O’Farrill. En un aviso público, los directivos de Escorfin se le fueron directo al cuello al analista Ernesto O’Farril Santoscoy, acusándolo de difundir maliciosamente comentarios en diversos medios de comunicación en contra de esa agrupación financiera a fin de evitar sus responsabilidades financieras personales y un cuestionado desempeño profesional: de hecho señalan que el analista —cuyo distintivo es el uso de pajarita en lugar de corbata— fue removido de la presidencia de Bursamétrica Casa de Bolsa por su mal desempeño y resultados inferiores a lo pactado. Y acusan —con gravedad— que ha intentado chantajear mediáticamente a Escorfin para evadir el pago de créditos personales por los cuales hoy enfrenta demandas y embargos… chantaje para lo cual O’Farrill usaría la falsa idea de que Corafi y Escorfin son una misma entidad o mantienen alguna relación de sociedad, cuando en verdad son firmas adversarias al punto que Escorfin tiene pleito de acreedor sobre Corafi, empresa de René Dávila y que está involucrada en la indebida colocación de Cebures de Liconsa.

Y vaya que si bien Escorfin, al mando de Roberto Guzmán, está en proceso de reestructura dada la circunstancia económica y financiera actual, el objetivo de fortalecerse y ofrecer certeza jurídica y resultados positivos a sus clientes. 

Las mugres del AICM. No paran los problemas en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), que dirige Carlos Morán. Ahora, por diferentes irregularidades, el viernes pasado se tuvo que reponer la licitación LA-009KDN001-E37-2021 para servicios de limpieza de las terminales 1 y 2 y será hoy que se emita un nuevo fallo. Esto sucedió después de que el órgano interno de control, a cargo de Guillermo Solís, admitiera la inconformidad contra el fallo en favor del consorcio formado por Aseo Privado Institucional, Tecnolimpieza Delta, Joad Limpieza y Servicios, y Servicios Inmobiliarios Iroa que se llevarían cómodamente 520 millones de pesos por su presunto aconchabamiento con el director de administración del AICM, Jordi Messeguer Gally. Vaya, este consorcio ha sido señalado por temas de sobrecostos… amén de que se apunta que Servicios Inmobiliarios Iroa dejó fuera del registro del IMSS al 65% de sus trabajadores.