Avatar del Mauricio Flores

Mauricio Flores

La oscuridad que viene

GENTE DETRÁS DEL DINERO

mauricio flores
Mauricio Flores
Por:
  • Mauricio Flores

No hay manera técnica ni sobrehumana para evitar apagones en todo el país cuando apenas inicia una extraordinariamente caliente temporada de verano, pues la administración de Manuel Bartlett no inició durante dos años y medio proceso alguno para producir más energía y/o mayor transmisión de electricidad, además de que el Gobierno tiene un as bajo la manga en la Suprema Corte de Justicia para bloquear en definitiva la inversión privada que solventase la caída en la reserva técnica de electricidad que ya se acerca al 10%.

La capacidad financiera de la CFE, a cargo de Edmundo Sánchez, está limitada por un delgado margen de operación que sólo le permite refinanciar -a tasas crecientes y variables- su deuda corriente, dejándole sin margen propio para invertir 132 mil millones de pesos en 6 plantas de generación propia o para sustituir el 48% de la Red Eléctrica Nacional que tiene más de 25 o 30 años de operación y ampliar 4,550 kilómetros de tendido para satisfacer la demanda que se recupera pese a la pandemia de Covid-19.

La CFE aspira a reconstituirse como monopolio eléctrico y sólo contratar a la vieja usanza de la obra pública, sólo constructoras y proveedores de equipos. Para ello necesita dos cosas: dinero y un definitivo cambio regulatorio a su favor. Lo primero no lo tienen a menos que recurrieran al satanizado y neoliberal instrumento de la FIBRA-E.

La segunda, aunque perdida en procedimiento, tiene la carta fuerte en la sustitución del magistrado de corte liberal, José Fernando Franco, en diciembre próximo de la Suprema Corte de Justicia. Como bien me hizo notar mi amigo y agudo analista Pablo Zárate, las suspensiones otorgadas por los jueces Juan Pablo Gómez Fierro y Rodrigo De la Peza contra las nuevas legislaciones de electricidad y combustibles favorables a los monopolios a CFE y Pemex serán desahogadas en juicio ante la SCJN sobre la ponencia elaborada por el ministro Franco.

El ministro saliente es proclive a la competencia económica y a crear espacios de cooperación con el Estado. Pero cuando se vaya no sería extraño que se cambiara el Proyecto de Resolución de Franco por uno favorable al monopolio estatal.

Pero ya sea por falta de dinero o por una decisión política, o la combinación de ambas, vaya comprando velitas, lámparas, pilas, plantas generadoras y abanicos para la calor.

Claudia y los Jets. El creciente número de quejas ciudadanas por alto nivel de ruido que provocan los aviones jets que sobrevuelan nuevas zonas de la CDMX, es una de las preocupaciones más inmediatas de Claudia Sheinbaum. Las modificaciones en el mapa de aproximación y salidas que diseñó el SENEAM genera una dilema que abarca aspectos de derechos humanos para el gobierno capitalino, incluyendo la Procuraduría Ambiental (PAOT) a cargo de Mariana Boy: ¿dejar “el ruido aéreo” en donde estaba o moverlo hacia hacía otro lugar donde afecte a otras personas? El gobierno capitalino empezó a realizar reuniones con la autoridad aérea para profundizar sobre la problemática, proponer mesas de atención ciudadana y lograr una solución racional.

Señales para invertir. La reducción de índice general de inversión en México eleva la importancia de los proyectos que están en proceso y que entrarán en marcha pues apuntan en qué dirección “queda el pozo”. Es el caso de Wöllman Property Group, parte de Solidity Group, que encabeza William Handsaeme, que invierte 180 millones de pesos en el primer Community Center en la ciudad colonial de San Miguel de Allende, Guanajuato, que con mas de 16 mil metros cuadrados, 58 espacios de oficinas inteligentes y cupo para diversos negocios, apuesta a un modelo en que conviva la realidad postcovid, la modernidad y su armonía con el entorno que operará a partir de noviembre de 2022. Vaya, ahí habrá negocios del tipo OXXO, Migo Food, Dolphy, Grupo Pasta, Farmacia Benavides, Starbucks, La marmota, Station 24 y Sushiitto.

Cascarita aérea. Por cierto, y sólo para ver que tan en serio se toman en la Agencia Federal de Aviación Civil, que lleva el general Carlos Antonio Rodríguez, el asunto de la degradación del Nivel 1 a Nivel 2 de la autoridad aeronáutica mexicana, esta semana se nombró como director ejecutivo de seguridad aérea al también general en retiro Guillermo Macías Avitia que se desempeñaba como presidente del equipo de futbol La Jaiba Brava de Tampico. Todo bajo control.