Avatar del Mauricio Flores

Mauricio Flores

Los privilegios de Banxico

GENTE DETRÁS DEL DINERO

mauricio flores
Mauricio FloresLa Razón de México
Por:
  • Mauricio Flores

Ahora que el Banco de México da gritos desesperados en “defensa” de su autonomía, sería bueno que su gobernador Alejandro Díaz de León, explique a los diputados y todos los mexicanos los detalles sobre el fideicomiso secreto para cubrir el pago de jugosas jubilaciones de exfuncionarios de alto nivel del Banxico que suman mensualmente más de 72 millones de pesos.

Dicho fideicomiso cuenta con un patrimonio superior a tres mil millones de dólares y su único objetivo es mantener los privilegios de un selecto grupo a costa del del dinero público. Y es público porque Banxico, finalmente es una institución pública que forma parte del Estado Mexicano. Por ello el ciudadano común, el pueblo, es quien paga esas altas jubilaciones y una serie de beneficios (amén de catering y chuchulucos) que Banco Central ha sido sistemáticamente renuente a transparentar.

Vaya, entre este selecto grupo de pensionados de oro, destacan los ex secretarios de Hacienda del periodo neoliberal, Guillermo Ortiz, Francisco Gil Díaz y José Sidaoui, quienes cobran 238 mil, 184 mil pesos y 216 mil pesos mensuales respectivamente. Así que ya salió el peine de por qué funcionarios neoliberales como los del Banco de México se resisten a una transformación a fondo pues añoran aquellos tiempos en que el presidente y legisladores consentían y protegían con cuna, gorro y biberón.

Algunos miembros de la junta de gobierno del banco dicen que la reforma para la compra de dólares remanentes es para beneficio de particulares; entonces, es conveniente que la tecnocracia dorada devele sus privilegios muy particulares pues autonomía no es autarquía.

Lo que es un hecho es el Presidente López Obrador, así como senadores y diputados, están decididos a impulsar una reforma a la Ley del Banxico que beneficiará la economía de millones de mexicanos, en especial de los sectores más vulnerables, observando los rígidos protocolos que existen —y que son reforzados continuamente— para la compra segura de dólares que también fortalecerán las reservas internacionales.

ARAS ayuda… y que va en orden. En las últimas semanas hemos sabido del Grupo ARAS, una firma especializada en hacer crecer el capital de sus inversionistas a través de la compra y venta de bienes raíces y minerales metálicos como el oro, pero lo que no era conocido que esta firma —originaria de Chihuahua— ha colaborado y proporcionado material a los hospitales de la ciudad de Chihuahua en su lucha contra la Covid-19, y ha apoyado con bonificaciones a los médicos que la combaten. La firma nos hizo llegar información en la que asegura estar al corriente en sus obligaciones y cumplir con todos los requisitos que la normatividad les exige. Eso es muy positivo porque este Grupo se expande desde 2015 y ya cuenta con presencia en Mazatlán, Torreón, Cuauhtémoc, Delicias, Juárez, Ojinaga, Guadalajara, Monterrey y Ciudad de México; y en Estados Unidos en Memphis, Tennessee y Phoenix, Arizona, y que son muchas las personas que confían en él. Esperamos que en las próximas semanas tengamos más información de ARAS, cuya expansión genera oportunidades de crecimiento económico y cultura financiera.

Emergencia, ¿sirve el QR? Entre las medidas de emergencia para contener el acelerado contagio del Covid-19 en la CDMX, llama la atención el registro digital de código bidimensional para acceso a lugares públicos cerrados a fin de realizar un rastreo epidemiológico puntual. Una acertada medida del gobierno de Claudia Sheinbaum, pero que llega demasiado tarde debido al negacionismo del subsecretario federal de Salud, Hugo López-Gatell, quien rechazó la realización de pruebas masivas y el uso obligatorio del cubrebocas. La utilidad del QR depende de la existencia de multimillonarias inversiones en Big Data e Inteligencia Artificial para hacer un mapeo de millones de datos diarios; si no hay esa inversión, será, como diría Gatell, como un elemento que genera falsa seguridad.