Martes 24.11.2020 - 23:44

Avatar del Pablo Sergio Ávila López

Pablo Sergio Ávila López

2021: Resaca electoral.

TINTA ITAM

Tinta ITAM
Tinta ITAMFoto: La Razón de México
Por:

El 2020 está por terminar y con la llegada del 2021 tenemos a la vuelta de la esquina las elecciones intermedias de junio próximo. Ante esta situación la pregunta obligada es: ¿Qué nos espera? La respuesta no es fácil, hay muchas variables y piezas en movimiento. El Juego de Tronos que será la elección de 15 gobernadores, tiene tanto a los partidos del Presidente, como a los partidos de oposición, en vilo. Esta elección servirá como termómetro electoral para ajustar la estrategia de los partidos y sus discursos antes del 2024. Es una elección que nos preparará, tanto a los ciudadanos como a los partidos, para saber más o menos qué esperar en la siguiente elección presidencial; nos servirá para saber de que magnitud es la resaca electoral de la fiesta democrática que fue el 2018.

En esta elección sabremos realmente si los que votaron para castigar al PRI por la corrupción, al PAN por la guerra, o los que votaron solo por la esperanza de mejorar, siguen convencidos de que el proyecto del gobierno actual es correcto y se le debe dar continuidad a pesar de las crisis, u optan por otra alternativa. La verdadera pregunta es cuál sería esa otra opción. Hoy sólo sabemos que la oposición existe porque el Presidente nos lo recuerda todos los días en la conferencia de las siete. Pero aunque hay 4 partidos que ESTÁN en oposición, no se ha visto ningún partido que SEA oposición, ni que capitalice la inconformidad.

Aunque las elecciones en Hidalgo y Coahuila nos dejan claro la estructura territorial y fuerza que tiene el PRI en lo local, en los estudios de opinión nacionales sigue sin reflejarse; el PAN tiene nueva vida tras la negativa del tribunal a otorgar registro al partido de los Calderón, pero un bajo porcentaje en las preferencias electorales; a MC no le alcanza para competir a nivel nacional; Mientras que el PRD, ya únicamente figura en el DF y Michoacán. Además una posible alianzas no terminan de concretarse y el reloj tampoco deja de correr.

Después de que se otorgara el registro a Redes Sociales Progresistas y Fuerza Social por México, el escenario político cambió, ya que un factor que no se está contemplando es que para que en 2024 Morena pueda contar con el PES, RSP y FSM en su alianza, es necesario que consigan 3 % de los votos cada uno, sin posibilidad de alianza, 3 % que no se resta de los electores del PRI, PAN, PRD o MC, sino que es el mismo tipo de votante (obradorista) que disputan con Morena; esto implica que morena necesita ceder 9 % de sus votos a estos partidos si quiere contar con ellos, pero si se comete un error de cálculo en esta operación milimétrica, podría minar su estructura y base electoral, haciendo que pierdan la mayoría con la que cuentan hoy en San Lázaro.

Sin duda la resaca del 2018 es fuerte, pero la del 2021 será peor.